Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cítricos: del parón a un auge histórico

La demanda se dispara tras el decreto de estado de alarma y hace repuntar la campaña mientras se extrema la prevención - El precio de algunas variedades crece un 40% respecto a 2019

Cítricos: del parón a un auge histórico

La campaña de cítricos registra cifras históricas en Les Valls. En esta zona de El Camp de Morvedre, los almacenes de naranja están trabajando al cien por cien para nutrir el mercado nacional e internacional desde el pasado 14 de marzo. Y es que el fin de semana en que se decretó el estado de alarma en España, se detectó un aumento vertiginoso de la demanda, como explicaban empresarios de la zona.

«Esos días tuvimos un pico espectacular. No teníamos fruta suficiente para cubrir cuanto nos pedían. Parecía que se acababa el mundo. De hecho la segunda quincena de febrero y la primera semana de marzo todo estaba sumamente parado. Ahora la tendencia de los pedidos es intensa», apuntaba a Levante-EMV José Antonio Gómez desde el almacén de Tamasa.

La lonja de los cítricos cifraba el precio de la variedad 'lane late' en 0,35 céntimo el kilo; una cifra que consolidan una campaña positiva para el campo. «En nuestra zona no queda prácticamente 'lane' y ahora comenzará la recolección de 'navel powell'. Pronto comenzará la 'navelina' puesto que se está demandando mucho», apuntan.

Busca de vitamina C

La vitamina C de las naranjas ha despertado el interés de los consumidores en plena crisis sanitaria por el coronavirus covid-19. En breve, los mercados se abastecerán de 'navelinas' que, con su tamaño medio, salen mucho para zumo», mantenía Celestino Recatalá, desde la asociación de agricultores AVA-Asaja.

Las compras en el campo registran hoy en día precios de cinco euros por arroba en variedades como las 'navel powell' o 'Chislett' mientras las 'valencias' están cerrándose a 4,30 euros la arroba. Estos precios arrojan un incremento del 40% sobre la campaña anterior, que registró mínimos históricos; pero representa también un 20% más que una campaña normal.

Los directivos de las firmas de comercialización de la fruta de la zona reconocen así la dificultad para abastecer las demandas del mercado.

Rafa Gaspar, desde la empresa Nimfrut, destacaba la aceleración del ritmo de ventas en la segunda quincena de marzo. «Tras el pico registrado en los días 14-15 de marzo, la situación parece haberse estabilizado y mantenemos un nivel de ventas sumamente aceptable. No podemos cubrir todos los pedidos puesto que, con el cumplimiento estricto de la normativa de seguridad e higiene, hemos tenido que reducir nuestras posibilidades. A veces, ni trabajando todo el día lo lograríamos. No obstante, el abastecimiento a nuestros clientes está garantizado», apunta.

Los ritmos de trabajo y la disposición en espacios se han visto sumamente afectada en almacenes y cuadrillas de recolectores ya que la distancia entre las mujeres en el lineal se respeta en un metro y medio, mientras que los 'collidors' van cada uno a un árbol y nunca por parejas.

Más prevención

La distribución a los campos y el transporte se ciñe también a la normativa definida por Sanidad. Por ello, los directivos de los almacenes consultados aseguran que extreman al máximo las medidas de desinfección y tratamientos en espacios de paso, zonas de aseo, comedores y muelles de los centros de trabajo, al tiempo en que reconocían la responsabilidad que ello supone.

«En realidad estoy sumamente preocupado y sinceramente estaría más tranquilo confinado en casa con mi familia; tenemos más de 100 trabajadores entre hombres y mujeres en plantilla aunque nos hemos visto obligados a reducir 12 mujeres de sus puestos para cumplir con las exigencias de distanciamiento. Desinfectamos el comedor, las zonas comunes; los baños y los muelles en reiteradas ocasiones.

La carga de los camiones también se hace de forma preventiva, tan sólo dos hombres uno abajo y otro en el camión. Estamos siendo sumamente escrupulosos con las medidas de prevención; pero es una responsabilidad enorme. Sabemos que la fruta es fundamental en la alimentación de las familias y por ello estamos dándolo todo», añadía Rafa Gaspar.

A pesar de la complejidad de la situación, el campo está dando respuesta, como destacan desde el sector. «La agricultura debe recibir el reconocimiento que merece; no se supera ninguna crisis mundial sin consumir fruta y verdura; y el sector está dando el callo sin parar. El pasado 19 de marzo se doblaron turnos, los domingos de marzo en jornadas de mañana y tarde. Es una dedicación brutal», añadía Celestino Recatalá desde AVA.

Compartir el artículo

stats