Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

J. Llinares: "Los corruptos no se paralizan porque la maldad existe"

Bajan las denuncias a Antifraude lo que permite "avanzar trabajo y preparar el que vendrá"

J. Llinares: "Los corruptos no se paralizan porque la maldad existe"

«Los corruptos no se paralizan porque la maldad existe. Está ahí y situaciones como las actuales las consideran una oportunidad. Por eso ahora vemos como se producen estafas con la excusa de recaudar fondos para coronavirus. La imaginación de los corruptos para convertir en oportunidad las situaciones más dramáticas están ahí y nuestra obligación es prevenirlas y combatirlas» reflexiona Joan Llinares, director de la Agencia Valenciana Antifraude, desde su confinamiento en su casa de Carcaixent. Un huerto histórico en la partida del Barranquet que es «un mar de naranjos, palmeras, higueras y almeces envuelto de montañas. Aunque esta primavera está siendo muy triste, por todo lo que está pasando. Y la lluvia acompaña a la tristeza», reflexiona vía telefónica Llinares. Pero el trabajo continúa, a pesar del aislamiento obligatorio.

«La Agencia Antifraude nació con el objetivo de tener una estructura de administración electrónica y el planteamiento inicial fue que somos una entidad pública con competencias en todo el país: un día estamos en Castelló, otro en Alicante, por lo que nuestra mecánica de trabajo nos permite conectarnos al servidor y trabajar desde cualquier sitio» desde que arrancó el trabajo de la Agencia Antifraude, en julio de 2017. «Por eso cuando se ha producido esta situación tan inesperada nos ha permitido continuar trabajando a pleno rendimiento» al equipo de «31 personas» que componen la agencia. Aunque admite que «los informáticos tuvieron que emplearse a fondo un fin de semana» para la nueva situación.

No obstante, el estado de alarma ha rebajado el ritmo de presentación de denuncias y de las peticiones de la administración pública y judicial. «Ha entrado alguna, pero no con la intensidad que se venía utilizando». Un respiro que les permite «adelantar una buena cantidad de trabajo y preparar la que vendrá». Porque Llinares admite que «cuando se normalice la situación, se van a volcar muchos recursos públicos y surgirá la típica picaresca y el fraude que siempre se produce cuando hay por el medio recursos públicos». Aunque, por ahora, aún no han recibido denuncias relacionadas con el coronavirus. «Aún es muy pronto». El personal de Antifraude también continúa el seguimiento a una veintena denunciantes protegidos. «No se ha generado ninguna alarma durante estos dias. Y esperemos que así siga».

Compartir el artículo

stats