Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una tradición milenaria que también atrae visitas turísticas

La navegación con embarcaciones de vela latina en l'Albufera es una tradición milenaria, aunque tuvo como momento álgido el siglo XIX. En aquella época, se utilizaban tanto para el transporte de personas como el de mercancías, especialmente la pesca y el arroz. La aparición de nuevos medios de locomición relegó este tipo de navíos a un segundo plano. Afortunadamente, barqueros y pescadores se han esforzado durante años por conservar una costumbre que han llegado a convertir en Bien de Interés Cultural. Es más, también tiene un cada vez mayor componente turístico.

«No somos un partido de fúbol pero atraemos muchas personas. Hay varias empresas de turismo implicadas y aprovechan las regatas para enseñar la vela latina en l'Albufera», explica el presidente de la federación valenciana, Antonio López. De hecho, además de las embarcaciones que participan en las exhibiciones, otras a motor pasean a los visitantes en un enclave natural que ha ganado visistantes con el paso del tiempo. Las administraciones también se han implicado en la potenciación de esta actividad para colaborar en su difusión.

Como bien dice López, aunque la vela latina no reúne grandes masas, la temporada de pruebas, celebrada habitualmente entre marzo y octubre, da cita a centenares de personas en un paraje idílico y que todavía es desconocido para una buena parte de los valencianos.

Compartir el artículo

stats