Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agresiones machistas

Una de cada dos valencianas ha sufrido acoso sexual a lo largo de su vida

La macroencuesta del Gobierno central sitúa a la Comunitat Valenciana como una de las autonomías con los peores registros en agresiones machistas - El 40 % de las entrevistadas ha experimentado algún tipo de violencia de género

Una de cada dos valencianas ha sufrido acoso sexual a lo largo de su vida

Una de cada dos valencianas ha sufrido acoso sexual a lo largo de su vida

Mientras el negacionismo encuentra altavoz en la ultraderecha y algún sector del feminismo y la política se distrae en disquisiciones conceptuales sobre el sexo fluido, la violencia de género campa a sus anchas en España y, en particular en la Comunitat Valenciana. Las cifras, siempre frías, evidencian lo lejos que se está de una sociedad libre de las garras del machismo. Y la última radiografía de la macroencuesta de violencia contra la mujer con datos recogidos en 2019 difundida ayer por el Gobierno de España es una prueba más. El estudio revela que una de cada tres mujeres en España ha sufrido algún tipo de violencia machista a lo largo de su vida ejercida por alguna de sus parejas, un porcentaje que se eleva al 40% en el caso de las mujeres valencianas. Esto supone que en algún momento han sufrido episodios de violencia en todas sus definiciones: física, sexual, emocional, de control, económica o miedo). Sólo Cataluña y la ciudad de Ceuta se sitúan en un porcentaje superior al de la Comunitat. La macroencuesta, que se realiza desde el año 2011 cada cuatro años (la última se publicó en 2019), es una de las investigaciones estadísticas más relevantes cuyo objetivo es conocer el porcentaje de mujeres de 16 años o más residentes en España que han sufrido o sufren violencia por el hecho de ser mujeres.

Por primera vez, la encuesta incorpora requerimientos estadísticos del Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres. Así, por ejemplo, se introducen preguntas para medir el acoso sexual y los casos de violencia sexual que ocurren fuera de la pareja. La muestra total alcanza a 9.568 mujeres y ofrece datos por comunidades autónomas. En casi todos los incadores, la Comunitat Valenciana es una de las comunidades con peores registros. Así, el 19,2% de las valencianas refiere haber sufrido violencia física y sexual de alguna de sus parejas a lo largo de la vida, un porcentaje que varía mucho por comunidades. Sólo Canarias está por encima con porcentajes del 20%, mientras que la comunidad con menos ataques machistas de estas características es Extremadura. En cuanto a la violencia psicológica y emocional ejercida por sus parejas, el porcentaje se eleva al 32,2%. El mismo pocentaje atribuye el estudio a quienes han sufrido violencia picológica de control. Por su parte, un 15% de las mujeres han sufrido violencia económica, es decir, les han pedido el acceso a los recursos económicos de forma que se han convertido en dependientes de la persona agresora a nivel económico. La violencia económica comprende también comportamientos orientados a controlar el ingreso obtenido por la persona que sufre esta forma de violencia. El peor de los registros en el territorio valenciano es el referido al acoso sexual. Una de cada dos mujeres, es decir, el 52% de las entrevistadas ha sido acosada en algún momento de su vida y mientras que un 14,9% han sido víctimas de conductas no deseadas de índole sexual que les ha hecho sentir ofendidas, humilladas o intimidadas. La investigación incorpora el concepto de stalking o acoso reiterado que se produce cuando una persona persigue de forma obsesiva a otra.

El 21por ciento de las entrevistadas identifica episodios de este tipo a lo largo de su existencia. La macroencuesta registra también la violencia física y sexual que sufren las mujeres fuera del ámbito de la pareja. En este caso, un 17% de valencianas han sido agredidas físicamente por hombres con los que no tenían relación sentimital y un 8,5% han sido víctimas de violencia sexual. En una primera valoración, la ministra de Igualad, Irene Montero, remarcó que los datos constatam que la violencia que sufren las mujeres no corresponde a violencias episódicas, sino que su causa es estructural.

Por su parte, la delegad del Gobierno contra la Violenica de Género, Victoria Rosell, puso el énfasis en el problema de la denuncia. «La atención integral no puede estar condicionada a la denuncia». Y es que sólo un 21 por ciento de las mujeres que han sufrido algún tipo de violencia en Españaa lo ha denunciado ante la polícía o un juzgado. Entre las conclusiones avanzadas por Igualdad está que, aunque no pueda hablarse de causalidad, de los datos puede deducir que cuando la víticma comparte de alguna manera la situación que está viviendo, es más fácil salir de la violencia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats