30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fricción en el Consell por el cambio legal para hacer asesores a los conductores

La iniciativa pilla por sorpresa a parte del Botànic, aunque Función Pública la defiende

La enmienda firmada por los tres grupos parlamentarios que sostienen al Botànic para convertir en personal de confianza a los conductores de los miembros del Consell ha generado malestar interno entre algunas conselleries que aseguran no haber sido consultadas.

Tal como adelantó ayer este diario, el tripartito formado por el PSPV, Compromís y Unides Podem ha presentado una enmienda a la ley de Función Pública que reproduce otra que hace diez años introdujo el PP, entonces en el Consell, para tener manos libres a la hora de nombrar con libertad a quienes pilotan los coches oficiales que usan los miembros del Ejecutivo.

En aquella etapa, la izquierda, entonces en la oposición, puso el grito en el cielo al considerar que se trataba de prácticas caciquiles y acusar al PP de buscar atajos para abusar del uso del coche oficial.

De hecho, en aquel momento, el colectivo de conductores se movilizó porque consideraban que la medida limitaba su carrera profesional y buscaba acallar sus protestas por la forma en que algunos cargos del PP abusaban del coche oficial.

Asi las cosas, cuando el Consell del Botànic llegó a la Generalitat en 2015 promovió, sobre todo a instancias de Compromís, un cambio para dejar sin efecto esta enmienda. Dado estos antecedentes, no es de extrañar que recuperar esta fórmula seis años después haya generado rechazo.

Altos cargos consideran que somete al Botànic a un desgaste innecesario y resulta muy difícil de defender con la hemeroteca haciendo de Pepillo Grillo.

Y es que se da el caso de que algunas personas hoy con cartera en el Gabinete de Ximo Puig fueron en su día en las Corts airetes contra la enmienda popular. De ahí, que, sobre todo en el ámbito de las conselleries de Compromís, se sostenía ayer que esa enmienda no debería salir adelante. Es más incluso se planteaban no hacer nombramientos de eventuales para conducir el coche oficial. Cabe apuntar que, además, esta vía disparará el número de eventuales, pese al compromiso del Botànic de no incrementarlos.

En la actualidad, solo Presidencia tiene reservado cuatro puestos de eventuales para el personal conductor del jefe del Consell.

Sin embargo, hay otras posiciones dentro del Consell, donde durante años se ha barajado volver a la fórmula de personal de confianza. De hecho, la enmienda del tripartito busca dar una solución definitiva a un conflicto con el colectivo que lleva años creando problemas a los miembros del Consell.

Desde Función Pública se defiende que esta fórmula es la más adecuada ya que permite que las conselleries puedan elegir al personal más adecuado para una labor que, argumetan, es delicada ya que los conductores tienen en sus manos la seguridad de consellers y conselleres.

Apuntan que es habitual que el coche oficial sea una extensión de la oficina y es necesario generar un espacio de confianza. Añaden, además, que hasta ahora sólo se han puesto parches y que la fórmula de nombramientos por libre designación no ha solucionado el conflicto porque sigue habiendo conselleries que no tienen personal idóneo donde elegir. Precisamente por las quejas de varias conselleries, Función Pública negoció con algunas de ellas esta solución, que, sin embargo, parece no contentar a todo el mundo.

Compartir el artículo

stats