Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ni una pandemia puede con la inercia parlamentaria

Los presupuestos y la financiación dominan el debate en las Corts, como en cualquier otoño sin virus

Pleno de las Corts

Pleno de las Corts

Por suerte las Corts no son el Congreso de los Diputados. El clima no es el prebélico que transpiran las sesiones de control en la Carrera de San Jerónimo. Eso está bien. Aunque de ahí a casi pasar por alto la emergencia sanitaria y social media un trecho. Al final, de lo que se habló en la Cámara fue sobre todo de temas económicos, como cualquier otoño parlamentario, cuando los presupuestos son el sinvivir de los diputados. ¿Tan interiorizado están los biorritmos parlamentarios en la sociedad valenciana? Sería de una madurez democrática digna de estudio.

Lo que pasó ayer es que Isabel Bonig habló ayer de la financiación valenciana; Toni Cantó, de impuestos (de no subirlos); Naiara Davó se centró en repúblicas y monarquías, y Fran Ferri fijó su atención en la financiación de la C. Valenciana. La economía es lo que importa en Corts. Si no fuera porque Puig dejó algún anuncio sobre aumento de rastreadores y refuerzo de la Atención Primaria, la isla valenciana hubiera sido total.

Se entiende en la derecha. Cualquier alusión ahora a la gestión sanitaria es invitar a que le devuelvan el golpe por vía Madrid, en cuyo gobierno las tres derechas están más o menos implicadas y que hoy es paradigma de gestión deficiente y partidista.

Lo que no cambia en las sesiones de control es el minuto de furor verbal de Eva Ortiz contra Puig exprimiendo el limón de los hermanos. Ayer desató su cólera con el micrófono apagado porque el conseller Soler la condenó por unos hechos por los que realmente ha sido condenado el Ayuntamiento de Orihuela del que la popular formaba parte. Está bien que todos sean precisos. El mundo perfecto sería que ella se aplicara el cuento, porque deslizó que Puig cobró dividendos de «Levante». Falso. El jefe del Consell tiene acciones desde hace casi 40 años de Pecsa, la empresa editora de Mediterráneo, donde trabajó. Prensa Ibérica es la principal accionista ahora de Pecsa. Eso es lo preciso.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats