Valencia va a poner en marcha un «semáforo» para medir el nivel de concentración de  coronavirus en cada barrio y pedanía  de la ciudad. Mediante un código semafórico con colores básicos como el verde, el amarillo, el naranja o el rojo se informará a los ciudadanos de Valencia cada semana de cual es el nivel de concentración  del virus en su entorno más inmediato. Esta es una iniciativa que propondrá hoy  la concejala del Ciclo Integral del Agua, Elisa Valía, en la reunión del comité de emergencias por la pandemia, el Cecopal, para su aprobación  y que se va reunir de urgencia ante el aumento de contagios y muertes en Valencia y el área metropolitana.

Elisa Valía explica que se propondrá desde el Ciclo Integral del Agua «desarrollar un sistema de colores que representen los niveles de incidencia detectada en aguas residuales en cada uno de los sectores. Propondremos que se determinen las circunstancias que deben concurrir para cada uno de los niveles en coordinación con todos los servicios que están representados en el Cecopal (sanidad, servicios sociales, policía, bomberos y protección civil, servicios centrales técnicos)».  

Todas las semanas, añade, «se facilitará información clara y sencilla que se remitirá para cada uno de los sectores a todas las entidades inscritas en el registro municipal de entidades, que incluyen asociaciones vecinales, asociaciones de comerciantes, clubes deportivos, comisiones falleras y otros muchos colectivos, para que estas entidades puedan mostrar en sus locales el nivel de incidencia que presenta su sector en esa semana». 

Valía pretende mejorar el volumen de información  que se transmite a los vecinos de los distintos barrios de la capital valenciana y para ello se articulará este canal de comunicación estable y claro con las distintas entidades cívicas y sociales de la ciudad. Tal como explica la regidora, además de dar la rueda de prensa semanal y  de publicar los datos principales de los análisis de las aguas residuales para determinar la cantidad de virus que hay en cada distrito, como viene haciendo desde mayo, se va a enviar un dossier más amplio a todas las entidades que figuran en el registro de colectivos y asociaciones de la ciudad.

Esa información más detallada, comenta la concejala, incluirá claramente el código de color que caracterizará la situación de la epidemia en ese barrio o distrito: rojo, más coronavirus, y nivel preocupante; y verde, menos incidencia del virus, por tanto, mejor para la salud. Y así la gama de colores que se determine.

Paralelamente, el Ciclo Integral cruzará esos datos actualizados con la Concejalía de Participación Ciudadana y los distribuirá mediante ese código semafórico por todos los barrios mediante carteles que se colocarán en la puerta de las tiendas, los estancos o las panaderías, además de otras acciones en redes sociales u otros canales. De este modo, explica Valía «cada vecino verá cada semana cómo evoluciona la epidemia en su barrio y su pedanía, y lo más importante podrá implicarse y comprometerse para que la epidemia vaya mejor y para que acabemos con el coronavirus cuanto antes». En definitiva, se busca concienciar a cada vecino de que vencer a la covid «es una lucha de todos», enfatiza la también teniente de alcalde y «nada mejor que hacerlo con estrategias de comunicación que están en los lugares y entornos más próximos al ciudadano», subrayó.

València fue pionera en el estudio de restos de coronavirus en las aguas residuales, finalizó la concejala, «y ahora tenemos una herramienta validada que nos proporciona información muy valiosa, sobre todo, por la capacidad de anticipación que ofrece, ya que registra las tendencias que luego muestran los datos de la Conselleria en torno a 7-10 días antes».