Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los no adscritos tendrán el control de la ley electoral si las bajas en Cs llegan a cinco

El partido sí está dispuesto ahora a la reforma

El grupo de Ciudadanos que empezó la legislatura. | LEVANTE-EMV

El grupo de Ciudadanos que empezó la legislatura. | LEVANTE-EMV

El número exacto de diputados que pueda abandonar en próximas fechas la disciplina del grupo parlamentario de Ciudadanos puede ser una de las claves de los dos años que quedan de legislatura si no se adelantan las elecciones. De la decisión de ese grupo de diputados, que ultima su salida, dependería incluso la confección de la cámara valenciana tras las próximas elecciones ya que tendrían el control de la reforma de la Ley Electoral y podrían bloquearla.

El Botànic necesita 66 votos (dos tercios) para aprobar una modificación que requiere de una mayoría reforzada. La ley está de momento en el congelador y se ha ampliado el plazo para presentar enmiendas. La izquierda, que quiere la reforma, tiene 52 votos por lo que necesita 14 más. Ciudadanos cuenta con 18 diputados, por lo que si sufre cinco bajas dejaría de ser decisivo.

El control sobre la reforma pasaría entonces a los no adscritos siempre que tengan cinco votos o más, algo nada descartable. Y hay que tener en cuenta que el grupo de diputados dispuestos a abandonar la disciplina de Cs no esconde sus simpatías hacia el Partido Popular. Llegado el caso incluso se plantearían hacer méritos para acabar en alguna lista de los populares y el bloqueo de la reforma electoral podría ser el camino. El PP siempre ha rechazado de plano cualquier posibilidad de rebajar el listón electoral porque, en el fondo, considera que beneficia a la izquierda al facilitar el posible acceso de Podemos o de Izquierda Unida.

En caso de prosperar la reforma electoral se cambiarían las reglas del juego para la próxima legislatura ya que sería suficiente para acceder a las Corts con el 3% del voto autonómico. Ciudadanos ha obtenido el 3,5 en la Comunidad de Madrid, una cifra que sería suficiente para obtener representación en el parlamento valenciano en el caso de que se rebaje el listón del 5 al 3 por ciento. En Madrid rige, como en la Comunitat Valenciana, el mínimo del cinco por ciento autonómico de los votos para obtener diputados por lo que la candidatura que lideraba Edmundo Bal se ha quedado fuera de la Asamblea.

Pero el descalabro de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid ha cambiado las tornas y lo que era rechazo a modificar esta norma en las últimas semanas de Toni Cantó al frente del grupo, ha girado por completo y la pretensión del grupo es tratar de hacer lo posible para facilitar la reforma porque en ello puede estar su supervivencia como partido.

Diputados que pueden salir

Uno de los diputados que se estaría planteando su salida es Jesús Salmerón, pero podrían acompañarle Cristina Gabarda, Patricia García e incluso Sunsi Sanchis, que apenas lleva unas semanas en la cámara, a la que accedió como sustituta de Cantó. Si se sumara uno más, como el síndic adjunto José Antonio Martínez, podrían llegar a cinco.

La chispa que habría resultado decisiva para tomar la decisión es el descalabro del partido en la Comunidad de Madrid y la ausencia de responsables.

Compartir el artículo

stats