Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mazón moviliza a 7.600 militantes pero se queda lejos de su cifra de avales

El candidato alicantino se garantiza la victoria pero pierde 4.000 apoyos en el proceso

Mazón, hoy, en un acto en  Callosa de Segura

Mazón, hoy, en un acto en Callosa de Segura

El aparato del PP, movilizado a favor de la candidatura del presidente de la Diputación de Alicante, Carlos Mazón, ha salvado los muebles al conseguir que alrededor de 7.680 militantes se incriban para votar el próximo 4 de junio. La cifra, ya depurada aunque pendiente de comprobar que hayan pagado la cuota, es digna si se tiene en cuenta pasados procesos, aunque se queda por debajo de las propias expectativas ya que el dirigente alicantino, en una demostración de fuerza, llevó a la sede 11.800 avales.

El proceso congresual tranquilo y por aclamación que busca Génova se torció desde el principio con la candidatura del alcalde de Ayora, José Vicente Anaya, a quien Mazón no ha logrado convencer para que abandone una aventura sin posibilides de éxito, pero que ha tensado al partido hasta el último momento.

El equipo de Mazón contaba con que Anaya renunciaría antes de llegar a la votación y que, por lo tanto, no sería necesaria una votación. Por ello, la maquinaria, tras el esfuerzo de lograr los avales, se había quedado parada. A principios de semana, cuando Anaya ya dio muestras de que moriría matando, el número de inscritos para votar estaba bajo mínimos mientras que los fieles al alcalde de Ayora sí iban apuntando para ir a las urnas.

 Las alertas saltaron y las estructuras provinciales y comarcales han trabajado sin descanso en las últimas horas para lograr que aquellos que firmaron a favor de la candidtura de Mazón, también se incribieran para votar, un paso más complicado porque implica una motivación mayor y, además, estar al corriente de las cuotas. Con el formulario en la mano, muchos cargos locales han echado el resto en sus municipios para apuntar a sus afiliados a un proceso electoral cuyo vencedor, CarlosMazón, está fuera de duda, pero que con un pinchazo en la participacion podría abonar la idea de que la organización no está implicada con el candidato elegido por la dirección nacional.

Con todo, el líder in pectore del PP tendrá menos votos que avales, una diferencia que ya vivió Bonig (7.200 avales frente a 6.645 votos), pero que en el caso del alicantino será más acusado. En el caso de que todo el censo inscrito acabe votándole el próximo 4 de junio, Mazón habrá perdido en el camino 4.000 apoyos. Por otro lado, y según los datos facilitados en su día por el partido, un total de 10.000 personas se inscribieron en las primarias de Bonig.

Si el punto de referencia es todo el censo del partido (134.000 afiliados y afiliadas) el porcentaje de participación raya el ridículo. De nuevo las p rimarias del PP evidencian un censo hinchado que el partido se niega a depurar por motivos internos y de imagen.

Con todo, aunque es cierto que la cifra de inscritos empaña esa imagen de liderazgo sin grietas que proyectaba Mazón, también evidencia la debilidad de Anaya, que podría quedarse en el 5 por ciento de los votos. Un porcentaje que no le permite sacar pecho de su aventura. Su entorno hablaba estos días de unos mil inscritos afines, pero el aparato rebaja a poco más de 400 sus apoyos. Eso sí, por si quedaba algún resquicio de duda de una posible candidatura de integración, Anaya ha acabado por enterrarla con la carta que ha dirigido al censo en que carga contra el aparato, al que acusa de falta de neutralidad en el proceso y de presiones a la militancia a favor del candidato Mazón y en su contra. Más tensión, en suma, en un proceso mucho menos tranquilo de lo que Génova esperaba cuando logró sin mucho esfuerzo la retirada de Isabel Bonig.

Compartir el artículo

stats