Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cs se plantea cambiar de sede cuando flaquean sus finanzas

Aseguran que no sería tanto por dinero como para ganar visibilidad

Una señal de prohibido girar a la derecha, ante la sede de Ciudadanos, en el primer piso de un céntrico inmueble de la calle San Vicente. | EDUARDO RIPOLL

Una señal de prohibido girar a la derecha, ante la sede de Ciudadanos, en el primer piso de un céntrico inmueble de la calle San Vicente. | EDUARDO RIPOLL

Aún no ha pasado de conversaciones informales en el ámbito del comité autonómico de Ciudadanos en la Comunitat Valenciana, pero la posibilidad de que la formación centrista deje su sede en la calle San Vicente de València se ha puesto sobre la mesa.

Su actual ubicación en la céntrica calle, entre la plaza de San Agustín y la plaza de España, ocupa un primer piso amplio y espacioso, en torno a 500 metros, pero en los últimos meses, coincidiendo con los últimos varapalos electorales de la formación, se ha ido quedando infrautilizada. La posibilidad de marcharse está sobre la mesa desde antes de las elecciones madrileñas del 4 de mayo, cuando el partido perdió todo su capital político en aquella autonomía y, además, quedó seriamente tocada la supervivencia del propio proyecto político.

Con todo, en el comité autonómico señalan que si se decide abandonar la sede no sería tanto por una cuestión económica como por lograr una mayor visibilidad a pie de calle, en un momento en el que, según señalan, el partido necesita acercarse a la ciudadanía para tratar de hacer entender que un proyecto de centro como el de Cs es necesario en España. Las fuentes matizan que lo que se ha hablado es que el hecho de tener la sede en altura, en un piso, hace que se pierda visibilidad por lo que el cambio se realizaría para pasar a un bajo, donde la marca resultara más cercana y se mejorarían también las posibilidades de acceso de los usuarios. Con todo, el runrún de la sede empieza a sonar justo en el momento en que los malos resultados electorales, y las estrecheces económicas que ello comporta, no concuerdan ya con un espacio pensado para épocas más boyantes. Hay quien piensa que el abandono de la sede se producirá «antes o después».

El inmueble se abrió para las elecciones de 2015, autonómicas y generales en abril y municipales en mayo de aquel año, cuando el partido liderado entonces por Toni Cantó en el ámbito autonómico y Albert Rivera como candidato se situó en la cresta de ola y cerca de superar al PP y convertirse en la opción hegemónica de la derecha española.

La gestionó el senador Argüeso

Preguntado, el partido no ha desvelado el montante que paga por la sede pero portales especializados en alquileres señalan que para esos metros y en esa zona la cifra no bajaría 3.500 euros.

Otras fuentes apuntan que la búsqueda en su momento de esta ubicación la gestionó el anterior secretario de organización de Ciudadanos, Emilio Argüeso, expulsado el pasado mes de marzo tras difundirse su participación en el boicot del PP a la moción de censura de Murcia de PSOE y Cs.

Y añaden conocedores de la vida interna de Cs que el inmueble estaría relacionado, por alguna vía, con la diputada Sunsi Sanchis, que abandonó Ciudadanos hace unas semanas sin llegar a integrarse en el grupo parlamentario, como ya informó este diario. Se da la circunstancia de que Sanchis trabajó un tiempo en la sede de Cs en la calle San Vicente.

El partido acumula, uno tras otro, malos resultados desde las generales de 2019 cuando pasó de 57 diputados a diez y su hasta entonces líder, Albert Rivera, decidió abandonar la política activa.

No fueron mejores en las elecciones gallegas y vascas del pasado verano y bastante peores en las catalanas del mes de febrero. La estocada definitiva ha llegado tras quedar fuera de la asamblea madrileña el pasado 4 de mayo. El posible cambio de sede

Además, la posibilidad de que Ciudadanos abandone su sede sale a la luz justo en un momento en que las finanzas del partido en la Comunitat Valenciana no atraviesan su mejor momento después de perder cuatro diputados que se han ido a los no adscritos.

Hace unos años, en 2016, el PP también dejó su sede de la calle Quart para ahorrar y trasladarse a un piso de la plaza América.

Compartir el artículo

stats