Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta del tren de la costa y la gratuidad de la AP-7 saturan el tráfico con València

El tráfico de vehículos ha aumentado de media casi un 60% en la autopista desde enero de 2020, y en verano las puntas son aún mayores, multiplicándose las retenciones que terminan afectando a la circunvalación de Alicante

La falta del tren de la costa y la gratuidad de la AP-7 saturan el tráfico con Valencia

La falta del tren de la costa y la gratuidad de la AP-7 saturan el tráfico con Valencia

El retraso que sufre la construcción del tren de la costa -uno de los proyectos que en el cajón de la Administración desde la llegada de AVE-, y la liberación desde enero de 2020 del peaje de la AP-7 han terminado por saturar el tráfico, tanto en la autopista que conecta Alicante con Valencia, como en la circunvalación de Alicante (A-70). El problema es diario pero se ha agravado desde mitad de julio y, sobre todo, en este comienzo de agosto, en el que son diarias las retenciones, lo que conlleva un riesgo para la seguridad vial, ya que los atascos se producen de repente, incluso sin que se haya producido un accidente. El tráfico en la AP-7 entre Alicante y Valencia a su paso por la provincia se ha incrementado hasta en un 56% en su primer año libre de peaje, a pesar de la reducción de la movilidad provocada hace unos meses por el covid.

Las cifras de intensidad viaria oscilan entre los 20.551 vehículos diarios a la altura de Altea y los 35.508 en La Vila Joiosa, aunque en general se superan los 25.000 en todo el tramo entre Alicante y Benidorm y desde Ondara hacia València. En 2019, la intensidad media diaria de la autopista a su paso por Altea fue de 16.943 vehículos, y de 22.663 en La Vila. Cifras que se multiplican por dos en verano. La circunvalación de Alicante (A-70) soporta una intensidad diaria de tráfico de 70.000 vehículos.

La ciudad de Alicante y las comarcas de las Marinas Baixa y Alta de cuentan con 507 hoteles, más de 75.559 plazas hoteleras, lo que suponía antes de la pandemia más de dos millones de pernoctaciones. Son las zonas que más se beneficiarían del tren de la costa, lo que da una idea del revulsivo que podría suponer «este servicio ferroviario para la llegada de turistas, enlazar capitales comarcales, grandes municipios y ofrecer formas seguras y ecológicas de transporte», subraya el senador de Compromís, Carles Mulet, que en septiembre llevará el asunto al Congreso y al Senado.

Van pasando los años, y el Ministerio de Fomento, hoy Transportes, antes con el PP y después con el ministro socialista José Luis Ábalos, no ha movido un rail pese a que llegó a presentar un anteproyecto. Hace dos años ya, en 2019, la Universidad de Alicante y la Cámara de Comercio llegaron a redactar un documento alternativo al oficial del tren de la costa del Ministerio de Fomento para conectar Alicante con Dénia con un trazado paralelo a la AP-7.

Estación en San Vicente

Este corredor convertía la actual estación de cercanías del campus de San Vicente en el eje vertebrador ferroviario para distribuir el tráfico de trenes AVE, conectándola, además, con el aeropuerto de Alicante-Elche y, por supuesto, Benidorm. La iniciativa ahorraba, según el ingeniero Armando Ortuño, coordinador del proyecto, en cien millones de euros el plan original del tren de la costa (1.500 millones), y permitiría programar trenes directos entre Benidorm y Madrid en ancho de alta velocidad, que prácticamente permitiría duplicar la actual frecuencia de trenes gracias a que en los mismos coincidirían las demandas tanto de Alicante como de las Marinas.

La denominada Estación Alicante Norte sería pasante y posibilitaría, además, conectar el Parque Científico con la red del AVE, convirtiendo el complejo de la UA en el primero en España con estación AVE. Para ello, habría que construir un ramal de un kilómetro en la actual línea del AVE y otro ramal de otro kilómetro para enlazar las Cercanías de la línea Alicante-Murcia con la estación de Alicante Norte.

De esta forma, en el acceso desde el sur a la estación Alicante Norte confluirían las líneas de Madrid, Murcia-Alicante incluyendo aeropuerto, Benidorm y las comarcas del Vinalopó, además de posibles servicios entre la actual estación-término de Alicante y Alicante Norte. La opción, además de factible, aportaba la necesaria flexibilidad de conexiones que permitiría dar respuesta a las demandas de movilidad ferroviarias en el próximo medio siglo, subrayó entonces el urbanista Armando Ortuño; trabajo que se guardó en el cajón del Ministerio.

Puig plantea la posibilidad de la financiación privada

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, planteará a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, en una reunión que mantendrán en septiembre, la necesidad de ejecutar el tren de la costa y la posibilidad de la colaboración público-privada para llevar a cabo esta infraestructura. «El tren de la costa es «una infraestructura imprescindible», apuntó ayer Puig, y desde hace tiempo «se está trabajando con los alcaldes de Dénia y Xàbia especialmente, ya que se trata de una obra compleja en aspectos medioambientales que hay que hacer bien». Hasta ahora Gobierno y Consell nunca se han puesto de acuerdo.

Compartir el artículo

stats