Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Centro de Acogida al Refugiado cambia de director tras más de 20 años

La jubilación de Felipe Perales deja a Ricardo Boix a cargo del CAR de Mislata

Tras más de 20 años en la dirección del Centro de Acogida al Refugiado (CAR) de Mislata, Felipe Perales se jubiló a finales de 2020, en plena pandemia. Ricardo Boix García es el nuevo director del CAR desde el pasado mes de junio tras pasar ocho años fuera de España al ocupar el puesto de canciller en la embajada española en Viena y, más tarde, en la ciudad alemana de Hamburgo.

Tras la marcha de Felipe Perales, el Ministerio de Exteriores creó una plaza de funcionario en el CAR para la dirección, ya que la de Perales era una plaza de personal laboral con una naturaleza jurídica diferente a la que ocupa hoy Boix.

Este, tras ser propuesto y superar varias entrevistas, decidió regresar a la Comunitat Valenciana. Nacido en Alicante en 1978 —y vecino de València desde los 16 años—, Ricardo Boix afronta una nueva etapa laboral bien diferente a la que ejercía hasta este momento como funcionario del estado de una escala de administración general.

Reconocimiento

Quien pertenece al colectivo o a entidades que trabajan con personas migrantes conocen al ya jubilado Felipe Perales.

Director del Centro de Acogida al Refugiado durante más de dos décadas, se esforzó en dar a conocer el trabajo, el valor y el proceso que siguen las personas solicitantes de asilo.

Participó en entrevistas, proyectos, documentales, libros y hasta jornadas de puertas abiertas para que la población conociera la realidad de quienes buscan refugio en España.

A pesar de dirigir un centro que depende de forma directa del Ministerio de Exteriores, Perales no dudó en ser crítico con el Gobierno, que desde hace décadas rechaza el 95 % de las solicitudes de asilo que le llegan. Perales lo consideraba «injusto» por parte del Estado. Al no proporcionar techo, alimento y un futuro a familias en busca de protección y denegar su petición, estas se veían en situación de calle.

El CAR de Mislata, que acaba de iniciar una nueva época, tiene alojamiento para un centenar de solicitantes de asilo.

Compartir el artículo

stats