Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Héctor Illueca

"No haré ni un ápice de electoralismo ni pelearé con nadie por un voto"

«Mi receta para la cohesión es tener clara la pluralidad, decir siempre la verdad y estar abiertos al diálogo con los socios»

Héctor Illueca, en la 
sede de la Conselleria de 
Vivienda,en el Palacio 
de Pineda. MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

Héctor Illueca, en la sede de la Conselleria de Vivienda,en el Palacio de Pineda. MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

Uno se acuesta un día como director general de Trabajo en un ministerio y se levanta como vicepresidente del Consell. ¿Cómo lleva la digestión?

Con mucha serenidad. La mía ha sido una vida de dedicación al servicio público. Primero como inspector de trabajo, después como diputado y como director general. Y esto le da continuidad. Formar parte del Consell es el mayor honor que puede tener un valenciano. Además, me siento especialmente satisfecho porque creo que mis padres, que han faltado recientemente, hubieran estado muy orgullosos.

¿Qué sensaciones ha tenido en su primer pleno del Consell?

Una sensación excelente; de eficacia, de agilidad, pero sobre todo de unidad dentro de la pluralidad. Vengo aquí a fortalecer la unidad del Consell y a desarrollar el proyecto del Botànic. Tenemos ideas que queremos compartir con nuestros socios y creo que vamos a tener un diálogo fructífero y a llegar a síntesis muy positivas para la ciudadanía.

¿Cuál es su receta para fortalecer esa unidad?

La receta fundamental es tener claro la pluralidad del Consell, decir siempre la verdad, que nuestros socios conozcan por nosotros nuestra posición y estar abiertos a un diálogo permanente con la finalidad de llegar a acuerdos y avanzar en las políticas públicas. A estas alturas todos tenemos claro que sólo a través de la unidad podemos convertir esas políticas públicas en irreversibles y en conquistas sociales que perduren.

¿Cómo supo de la salida del Rubén Martínez Dalmau y que iba a ser su sustituto?

Dalmau me trasladó la necesidad de iniciar un nuevo ciclo para impulsar las políticas públicas y su voluntad de regresar a la universidad. Me planteó la posibilidad, tanto él como el partido, de poder asumir yo la vicepresidencia y después de verlo colectivamente, decidí dar el paso.

Pierde sueldo y cambia de vida. ¿Le costó decidirse?

Nunca he entrado en política por el sueldo. He trabajado siempre por ideas y creo que ahora mismo donde soy más útil a esas ideas y a ese proyecto que he defendido toda mi vida, es en la vicepresidencia. Mi etapa en el ministerio me ha marcado para siempre pero creo que en este momento soy necesario aquí, con esa finalidad de fortalecer la unidad del Consell, de garantizar su estabilidad y de impulsar las políticas públicas.

Las desavenencias entre su predecesor y la dirección de Podemos han sido claves en este relevo ¿Usted se ve a salvo de esas turbulencias?

Hoy empieza una nueva etapa y en ellas es fundamental que dialoguemos mucho todos, que nos escuchemos y que seamos capaces de construir un espacio amable, donde las desavenencias, no solo se normalicen sino que nos enriquezcan. Es fundamental ser conscientes de que somos un partido joven, que está en construcción. No tenemos la cultura de partidos que llevan cien años en el mapa de la política española o valenciana.

¿Es partidario de una separación clara entre lo que la institución y el partido?

No puede ser de otra forma. El partido tiene su papel, que es muy relevante porque expresa el pluralismo político y el Consell es el que despliega las políticas públicas. Evidentemente tiene que haber conexión y sintonía, pero son dos cosas distintas. Lo he tenido claro siempre y lo veo ahora con muchísima claridad.

¿Ha hablado con Pilar Lima, le ha traslado alguna instrucción?

He hablado con todos, con Pilar, con Rubén y voy a seguir haciéndolo a lo largo de los próximos días.

En el Palau de la Generalitat hay preocupación de que con su recambio se altere la armonía que existía con Dalmau dentro del Ejecutivo. ¿Tienen motivos para preocuparse?

Insisto en que venido aquí a reforzar la unidad. Mi cultura política es la de la unidad y la del diálogo. Es a lo que vengo. No voy a hacer ni un ápice de electoralismo ni me voy a pelear por un voto con este o con aquella. Nosotros tenemos una posición propia sobre todos los temas y vamos a discutirlo lealmente con nuestros socios, diciéndoles siempre la verdad y tratando de llegar a acuerdos qué es lo que tiene que hacer un gobierno de coalición.

El presidente Puig le pidió lealtad a Pilar Lima el otro día...

La lealtad es decir siempre la verdad. Y nosotros vamos a decir siempre la verdad sobre nuestras posiciones y a discutirlas fraternalmente.

¿Y si hubiera que elegir entre la lealtad al Consell o a Podem?

No hay una lealtad al Consell y una lealtad a Unides Podem. Nosotros estamos en un gobierno de coalición. Somos una fuerza comprometida en la lucha contra el neoliberalismo y lo que vamos a tratar, insisto, es que nuestras posiciones puedan discutirse con nuestros socios.

Llega en un momento de una grave crisis en el partido, con acusaciones de autoritarismo a Lima y la dimisión de siete personas del consejo ciudadano ¿Le preocupa esa falta de cohesión?

Sin duda, me preocupa y lamento que se haya producido esta situación, pero quiero subrayar que eso es el pasado. Hoy empieza una nueva etapa en la que yo voy a hacer un enorme esfuerzo por dialogar mucho y con todo el mundo, de forma que seamos capaces de construir ese espacio amable donde podamos compartir las diferencias y donde podamos al final tener una fuerza política, que sea noticia por sus propuestas, que es lo que espera la ciudadanía de nosotros, Además, no entendería otra cosa ni la aceptaría.

La alianza con EU también se ha resentido ¿Podría romperse?

En absoluto. Defendí la unidad cuando nadie la defendía y la sigo defendiendo. Esquerra Unida es una fuerza política hermana, con la que tenemos acuerdos estratégicos. Yo me siento parte de un espacio que es más amplio que Podemos, que integra a todas las fuerzas políticas y de la sociedad civil, que han trabajado por un cambio.

¿Es partidario de una confluencia de fuerzas de izquierda de cara a las próximas elecciones autonómicas para frenar el avance de la derecha?

De mis maestros en la política aprendí a defender la unidad y voy a seguir defendiéndola. Creo en los espacios amplios, transversales, con vocación de Gobierno y al servicio de los intereses de las clases populares y trabajadoras.

Hablando de sus maestros. ¿Qué va a ser de Podemos sin Pablo Iglesias?

Le deseo lo mejor en esta nueva etapa.Es un ejemplo y un político valiente. Creo que ahora está haciendo lo que le gusta y, francamente, espero que nos ayude a seguir construyendo un espacio progresista.

¿Qué peso debe tener la ideología en la gestión?

Tiene un peso indiscutible. Cualquier gestor público, lo reconozca o no, incluso aunque se trate de una labor muy técnica, lo hace siempre desde una perspectiva, desde un planteamiento general y en el fondo, desde una ideología. Y eso no es malo, sino todo lo contrario. A mi no me importa decir claramente cuál es mi planteamiento de partida, que tiene que ver con ideas de la tradición ecologista y socialista.

Hay quien dice que ustedes están cómodos pisando la moqueta...

Estamos inmersos en una labor de gobierno para tratar de impulsar políticas públicas al servicio de la gente y esta consellería ha sido un buen ejemplo de ello. Poner en pie toda una política de vivienda que tratará de incidir en la garantía de derechos para la ciudadanía. Esa es nuestra gestión y estamos demostrando que podemos hacerlo con eficacia y, sobre todo, al servicio de los intereses de la gente. En ese sentido me identifico mucho con mi predecesor; en que esto que hacemos es temporal, un paréntesis. Nosotros somos gente de la calle que un buen día se fue a las plazas porque tenía la esperanza de un cambio y ese cambio está en marcha. Quedan cosas pendientes y queremos contribuir a empujar para que ese cambio sea más profundo e irreversible.

¿Dice que está de paso, pero se ve de cartel electoral de la Generalitat en las próximas elecciones?

Me veo trabajando en el Consell con la labor de gestión que tenemos por delante, que es ardua y muy importante, es en lo que me voy a centrar. Creo que es lo que ahora toca, sinceramente. Tiempo habrá de decidir las candidaturas y eso evidentemente lo tendrán que decidir las personas y los militantes que forman parte de los espacios.

Compartir el artículo

stats