Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Soler trata de apagar el foco de conflicto de los presupuestos antes de que estalle

El conseller de Hacienda convoca mañana por separado a los vicepresidentes Oltra e Illueca mientras Compromís y Unides Podem piden otro modelo de negociación

Soler el día de la persentación de los presupuestos en las Corts

Soler el día de la persentación de los presupuestos en las Corts

El proceso de negociación del próximo presupuesto autonómico, el de 2022, empieza a generar ya tensiones en el Botànic cuando acaba de empezar su gestación. La fórmula con la que se han elaborado las cuentas del Consell en estos seis años está muy cuestionada por Compromís y Unides Podem, los dos socios del PSPV en el gobierno valenciano. Incluso lo consideran un modelo agotado.

El conflicto ya asoma en el horizonte y lo normal es que engorde según se acerque la fecha de aprobación de las cuentas, ya en octubre.

Pero el conseller de Hacienda, Vicent Soler, quiere reconducirlo antes de que estalle. Para ello ha convocado sendos encuentros por separado para este jueves con los dos vicepresidentes, Mónica Oltra, y Héctor Illueca, que son también los dos máximos referentes de Compromís y Unides Podem en el Consell. Oltra ya había solicitado un encuentro a Soler, pero el titular de Hacienda ha decidido mantener también una cita posterior al encuentro con Oltra con el nuevo vicepresidente segundo.

Esta mañana, en la reunión del grupo Compromís en las Corts ya se ha abordado el asunto de los presupuestos y la coalición ya ha solicitado una reunión de la comisión de seguimiento del acuerdo del Botànic para abrir la negociación en el ámbito de los partidos.

En Compromís reivindican más cogobernanza y ven necesario que las formaciones integrantes del acuerdo aborden los objetivos políticos de las nuevas cuentas como paso previo a la parte técnica. En la misma línea, la consellera de Transparencia, Rosa Pérez, integrante de la coalición Unides Podem, ha reclamado esta mañana en À Punt un modelo de negociación más global, al estilo de los ayuntamientos y que permita a los miembros del Consell "empatizar" con las cuentas.

En cambio, en el PSPV señalan que la elaboración de los presupuestos es una potestad del Consell y no de los partidos. Añaden que es la Conselleria de Hacienda la que conoce los ingresos y la que tiene que adaptarlos a los gastos y que, por eso, lo responsable es que el presupuesto lo prepare el Consell aunque entienden que todo lo que sea hablar entre los partidos es adecuado. En la Conselleria de Hacienda también apuntan que el conseller está abierto al diálogo. Y de las palabras a los hechos ha convocado a los dos vicepresidentes.

En realidad el tira y afloja no es nuevo. Los socios llevan tiempo reclamando que se abandone el modelo de confección radial de los presupuestos, con acuerdos entre Hacienda y cada conselleria de forma que los consellers conocen el detalle de las cuentas del resto de consellerias el mismo día que se aprueban. Lo que piden es que se instaure una fórmula que permita primero un acuerdo global de los partidos que componen el Pacte del Botànic. De forma que deje de ser una negociación entre el titular de Hacienda y los distintos departamentos.

Lo que Soler quiere evitar es que el conflicto acabe por estallar como el año pasado. Entonces, la tensión tuvo su momento álgido con la acusación de la vicepresidenta, Mónica Oltra, de que sus partidas estaban falseadas. Fuentes del Consell señalan que es tradición desde el primer Botànic que hasta el último segundo, Oltra apriete para aumentar el presupuesto de su conselleria.

La vicepresidenta Oltra y el conseller Soler

En el fragor de aquella batalla, Soler señalaba que en todos los gobiernos, Hacienda tiene un papel "que es necesario aunque pueda no ser agradable y está obligada a hacer una propuesta, es una obligación constitucional, y ocurre en todos los gobiernos".

En Compromís ya advertían el año pasado que la forma de negociar el presupuesto había saltado por los aires y que este año tenía que ser distinto, sí o sí. La portavoz del Consell ya aseguró entonces que el presupuesto debía ser «de elaboración colectiva», de forma que «corresponsabilice» más al resto de departamentos para aliviar «el estrés» al que se somete a la Conselleria de Hacienda.

El síndic de Compromís, Fran Ferri, también señaló entonces que no creía que el actual sistema fuera el adecuado y propuso que el mecanismo de negociación cambie parar conformar un documento presupuestario que sea fruto de un acuerdo global, transversal.

Compartir el artículo

stats