Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Cuando los chicos y chicas salgan de clase cada día, verán la fuerza de la ciencia"

La UPV y Las Naves inauguran un nuevo mural en el que aparece Elena García, la investigadora que desarrolló el primer exoesqueleto del mundo, junto al niño Álvaro de la Calle, que lo utiliza

18

La investigadora Elena García y Álvaro de la Calle protagonizan un nuevo mural sobre científicas

La Universitat Politècnica de València y el centro de innovación Las Naves del Ayuntamiento de València han presentado el mural número 24 de la iniciativa Dones de ciència, que visibiliza la aportación a la sociedad de mujeres investigadoras de ayer y de hoy.

A pesar de que ya hay varias pintadas —la mayoría en instalaciones educativas—, el mural que se presentó ayer en el IES Font de Sant Lluís de València es más especial, pues tiene dos protagonistas: además de la científica homenajeada, Elena García Armada, aparece Álvaro de la Calle, el niño que ha sido fundamental para que la investigadora pudiera desarrollar el primer prototipo de exoesqueleto del mundo, rompiendo una barrera desconocida hasta entonces y lo que supuso todo un hito internacional. Esa especie de esqueleto robótico permite a personas como él —con Atrofia Muscular Espinal (AME), una enfermedad neurodegenerativa—, ponerse en pie, caminar y realizar acciones imposibles en silla de ruedas.

La científica del CSIC y fundadora de la compañía Marsi Bionics, expresaba ayer —a los pies del trabajo de la artista Sara Mono— el «tremendo honor» que sentía. «No es solo verme reflejada yo, sino el impacto del trabajo de todo mi equipo en 10 años», apuntaba, sobre un mural que «muestra perfectamente la importancia de la ciencia y la investigación para resolver los problemas de la sociedad». «Cuando los chicos y chicas salgan de clase cada día, verán la fuerza de la ciencia y ojalá alguno decida contribuir a ella», afirmaba. De hecho, Sara Mono explicaba a este periódico que el mural —de grandes dimensiones y que creó en seis días— pretende «humanizar la tecnología y la ingeniería», y por eso apostó por «no hacer un retrato como tal».

Neurorehabilitación

Por su parte, Álvaro y su familia tampoco se perdieron la presentación del mural. El pequeño de 10 años, que cursa 5º de Primaria y habla con desparpajo y sentido común, es consciente de cómo la investigación cambia vidas: «A un niño ‘normal’ le diría que la ciencia es muy importante para muchas cosas; yo lo sé, pero si no estás con los científicos no lo ves».

Con el primer prototipo —que ya se le ha quedado pequeño, pues empezó a usarlo con tres años— Álvaro dio sus primeros pasos pero, además, podía «llegar más alto, hacer más cosas, tener más músculo...». «Antes no comía solo ni cogía un vaso, y ahora sí puedo», detalla. 

"Álvaro crece con la ciencia como parte de su vida y sabe que hay avances gracias a personas que trabajan duro"

decoration

Como explican tanto la investigadora como la madre de Álvaro, AnaRosa García, el armazón —que sujeta las piernas y el tronco del cuerpo— fortifica los músculos y combate la escoliosis o la disfunción pulmonar, problemas habituales en personas sin movilidad pues al erguirse el cuerpo e impulsar la fuerza residual que tienen los músculos, se produce un proceso terapéutico y de neurorehabilitación.

«Él crece con la ciencia como parte de su vida y sabe que gracias a personas que trabajan duro hay muchos avances, por ejemplo en la ingeniería robótica», explica Ana Rosa García, que reconocía que ver a su hijo andar «es difícil de expresar con palabras». 

En el acto también estuvieron presentes el rector, José Capilla, que destacó «la conjunción del arte con la ciencia» y confía en que el proyecto sirva para «empoderar a las mujeres, que pueden aportar muchísimo y muy brillantemente a la ciencia y la tecnología»; mensaje similar al que apuntó el concejal de València, Carlos Galiana. Para el IES Font de Sant Lluís, el mural supone un leit motiv para introducir en el currículum de los estudiantes de ESO y Bachillerato el papel de la mujer en la ciencia, explicaba la directora, Laura Juliá.

Compartir el artículo

stats