Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El eje mediterráneo queda al margen de un estudio europeo de trenes nocturnos

La Unión Internacional de Ferrocarriles, a la que pertenecen Adif y Renfe, propone crear un corredor ferroviario de larga distancia y de alta velocidad por la noche entre de Madrid y Londres, que pasaría por Zaragoza, Barcelona y París

Tren de alta velocidad en la estación Joaquín Sorolla de València. M.A.Montesinos

La Unión Internacional de Ferrocarriles, la asociación mundial que reúne a los principales actores del sector ferroviario (Adif y Renfe como socios activos por España), y conocida por las siglas UIC (Union Internationale des Chemins de Fer) ha creado un grupo de trabajo para analizar la viabilidad de trenes nocturnos de alta velocidad en Europa. Un análisis en el que trabajan desde junio y en el que ya han publicado un primer estudio, según adelantaba esta semana «Vía Libre. La revista del ferrocarril», editada por la Fundación de los Ferrocarriles Españoles.

El documento «UIC-Study Night Trains 2.0 New opportunities by HSR? Full report» analiza los condicionantes para recuperar estos servicios y su potencialidad como sustitutos a los viajes en avión con un tiempo de viaje que «debe ser inferior a las 12 horas» y entre distancias de hasta 2.200 kilómetros.

La UIC también plantea seis posibles corredores ferroviarios de alta velocidad para trenes nocturnos: Europa Central, Europa del Este, Noreuropeo-Rusia, Noreuropeo, Sur de Europa y Oeste de Europa. Y en esta planificación es donde surgen las malas noticias para el corredor mediterráneo al sur de Tarragona. El corredor oeste sería el que incluiría a la península ibérica para crear un corredor ferroviario nocturno de alta velocidad entre Madrid, París y Londres, «tres de las ciudades más grandes de Europa occidental, por lo que parece razonable vincularlas», señala la UIC. .

En este futurible trayecto, la UIC señala que «Barcelona y Zaragoza, ambas ciudades relativamente grandes, se encuentran en la zona de embarque del potencial VLDNT («very long distance night train») y forman parte de la red ferroviaria de alta velocidad de España. Por lo tanto, la línea propuesta también podría servirles fácilmente», señala la UIC en su estudio publicado esta semana.

De esta manera, siempre según la propuesta incluida en este primer trabajo, el corredor nocturno de alta velocidad tendría las «zonas de embarque en Madrid, Zaragoza, Barcelona». A través de Francia, «el tren viajaría sin escalas durante la noche» por lo que «París sería la primera parada en la zona de llegadas». Desde la capital francesa, el tren nocturno de muy larga distancia «podría dividirse permitiendo que una parte sirva a Londres y la otra conecte con Bruselas, Amberes, Rotterdam y Amsterdam», apunta la consultora que ha elaborado el estudio para la UIC y publicado esta misma semana.

Sin ancho internacional

Como resulta obvio, ni las ciudades de València o Alicante (focos de atracción turística y por tanto candidatas a recibir viajeros desde Europa en este tren nocturno) figuran en esta planificación porque su salida natural a Europa, a través del corredor mediterráneo, que aún carece de ancho europeo al sur de Tarragona. Sólo existe ancho internacional (y por ahora sólo en una vía) entre València y Castelló.

La propuesta de la UIC surge al hilo del cambio modal del avión al ferrocarril para los viajes de larga distancia obligados por las normativas medioambientales más estrictas previstas en el sector del transporte. Y en un momento en el que en España, los únicos cuatro trenes nocturnos que quedaban en circulación (por vías convencionales, no por las de alta velocidad) se suspendieron durante la pandemia. Un servicio que el Ministerio de Transportes baraja no volver a recuperar.

Compartir el artículo

stats