Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PROPUESTA DE NORMA AUTONÓMICA

La ley valenciana ya recoge la donación de comida para reducir el desperdicio

Los productos que caduquen se derivarán a uso industrial

La industria alimentaria, comercios y restaurantes deberán donar aquello que no se venda. | DANIEL TORTAJADA

Donar los alimentos que no se vendan y estén en condiciones óptimas a organizaciones sin ánimo de lucro y a comedores sociales. Obligar a los establecimientos hosteleros a dar recipientes para llevar a los clientes que se dejen parte de la comida en el plato. Y hacerlo, además, con envases reutilizables. Son propuestas enmarcadas en un objetivo: disminuir el desperdicio de alimentos. Unas ideas contempladas en la nueva ley para combatir este despilfarro anunciada el lunes por el Gobierno de España y que ya están recogidas y plasmadas en la proposición de ley que se tramitará en las Corts para la Prevención de Residuos, Transición Ecológica y Fomento de la Economía Circular de la Comunitat Valenciana.

Miles de toneladas desechadas

La propuesta de norma valenciana idea una estrategia de reducción de despilfarro a través de productos locales, concienciación y regulación. Y la ley del ejecutivo nacional va en la misma línea. A modo de radiografía del estado de la cuestión, solo en los hogares españoles se tiran anualmente a la basura 1.364 millones de kilos/litros de alimentos, 31 kilos por persona. Ahora, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha dicho que la ley estatal contemplará varias medidas para evitar el desperdicio, y fija una jerarquía de prioridades obligadas.

La primera: Donar los alimentos a empresas sin ánimo de lucro o bancos de alimentos a través de un convenio específico, algo que también está reflejado en la proposición de ley autonómica. La segunda medida es transformar los alimentos que no se vendan en zumos o mermeladas. La tercera: Si el alimento no está en un estado óptimo, se destinará a subproductos industriales (para piensos o compost agrario).

Además, la normativa estatal añade que los restaurantes ofrecerán gratis la comida que sobre de las raciones para llevar, y lo hará con envases reutilizables, un tipo de material que fomenta el Consell en el primer texto para afianzar la economía circular.

Medidas valencianas previas

La proposición de ley de la Comunitat coincide en varios puntos pero no es tan específica a falta de las alegaciones y aportaciones parlamentarias. Con todo, sí menciona la donación a comedores sociales y la utilización de envases reciclables para dar una segunda vida a los productos que no se consuman en locales comerciales, o bien de restauración y cadenas productivas.

Este primer texto no es la primera acción que se realiza en este sentido en territorio valenciano. El Consell ha llevado a cabo otros proyectos en los últimos años que han permitido avanzar en el camino contra el despilfarro, aunque la pandemia los frenó en seco por la necesidad de priorizar la seguridad sanitaria (con plástico y envases de un solo uso). Ahora se podrán volver a retomar.

El pasado enero, la Conselleria de Agricultura hacía balance en el primer aniversario del plan BonProfit, un programa de revisión de menús escolares que concluyó que cada persona desechaba al día 98 gramos de alimentos. Unos datos que sirven de punto de partida para mejorar los hábitos y reducir el desperdicio. A parte de medir los desechos en el consumo el Institut Valencià d’Investigacions Agraries (IVIA) también impulsó un estudio sobre las pérdidas de la cosecha en el origen. El caqui fue protagonista del informe que reveló que, de media, 5.980 kilos por hectárea quedan en el terreno y se pierden por el camino.

Compartir el artículo

stats