Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lgtbifobia

Autores y editores de los títulos retirados en Castelló: "Solo nos han censurado libros de temática Lgtbi una vez y fue en Hungría"

Desde las editoriales de los títulos secuestrados en Castelló estudian acciones legales para saber en qué punto ofenden a los sentimientos religiosos

Ramón Martínez, autor de uno de los libros censurados en Castelló.

"Cuando iba a publicar el libro, hace más de cinco años, recibí amenazas de muerte para que no lo hiciera. Al final denuncié y seguí adelante. Es preocupante que de las amenazas no sepa nada y lo primero que haya salido del juzgado sea esta censura". Ramón Martínez es autor de ‘La cultura de la homofobia y cómo hablar con ella’, uno de los 32 libros retirados de los institutos de Castelló después de que la jueza del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 acordara la retirada inmediata de los libros que, según alegaron Abogados Cristianos, podían producir "perjuicios irreparables" a los menores de edad a quien van dirigidos.

"La única vez que nos han censurado libros de temática Lgtbi fue en Hungría hace un par de meses, esta es la segunda ocasión", asegura Carlos Valdivia, editor de Egales, una de las editoriales pioneras en temática Lgtbi en España y latinoamérica, editora del libro de Martínez y de un tercio de los libros censurados en Castelló.

Para Valdivia "la sentencia demuestra la falta de lectura de la jueza de los títulos. Si los hubiera leído se habría dado cuenta de que estos libros no son nocivos para los niños, al contrario, pueden ayudar a salvar vidas", explica. Por otro lado, se muestra muy sorprendido de que la sentencia llegue ahora, 6 años después de la publicación de algunos de los títulos censurados. "Llevamos muchos años vendiendo estos libros a coles e institutos con asiduidad y no ha habido ningún problema", explica. Además, según remarca "son libros para niños, novela juvenil, de divulgación, ensayo y periodísticos".

"Nuestro libro fue recomendado hace meses por el Ministerio de Cultura en la feria del libro de Frankfurt", dice Manolo Gil

decoration

Desde las dos editoriales valencianas incluidas en la lista también apuntan en la misma dirección. "Nuestro libro fue recomendado hace meses por el Ministerio de Cultura en la feria del libro de Frankfurt", cuenta con tono irónico Manolo Gil, editor de Vincle Editorial, sobre la novela ‘Jo sóc així i això no és un problema’ de Fani Grande, un libro pionero en la Comunitat en hablar del tema de la transexualidad. "Los autores de ‘Lgtbi: claus bàsiques' son dos investigadores del Observatorio contra la homofobia de la Generalitat de Cataluña, en el primer capítulo hablan de homofobia cotidiana y en el segundo dan un decálogo sobre cómo actuar ante el odio". "La sentencia casi que daría para un tercer capítulo", explica Mercé Pérez, de Sembra Llibres. "Cultura de la homofobia también es que retiren tu libro de los institutos por ofensivo", remata Ramón Martínez, de Egales.

"Creo que en la sentencia hay mucho desconocimiento, porque afirma que los libros ofenden a los sentimientos religiosos, lo cual es un delito, así que querémos saber exactamente qué partes ofenden, debería estar justificado por la jueza, y si no que pida disculpas", asegura Martínez. "El problema no es que Abogados Cristianos haya interpuesto esta demanda, sino que la jueza la haya admitido, y además con medidas cautelares", sentencia.

Según cuenta Mercé Pérez "no nos había ocurrido nunca esto, y no pensábamos que nos iba a ocurrir en el siglo XXI, así que cuando el viernes nos enteramos por los medios que entre los libros censurados había uno nuestro entramos un poco en 'shock'". Asegura que esta sentencia, "va en contra de los derechos humanos, del derecho a ser y existir en libertad, porque en definitiva de eso hablan los libros que atacan la sentencia".

Martínez denuncia la inacción política. "Hemos puesto el grito en el cielo, pero podría haberse escuchado mucho más. La dirección general de Diversidad Sexual y Derechos Lgtbi del Gobierno, por ejemplo, ha tardado más de 72 horas en poner un simple tuit, y algunos ministros abiertamente homosexuales del gobierno (en el momento de escribir este reportaje) aún no se han pronunciado sobre el tema. Hay demasiada gente jugando un peligroso juego de equidistancia"

"Estos libros no son nocivos para los niños, al contrario, pueden ayudar a salvar vidas", apunta Carlos Valdivia

decoration

Títulos ‘ofensivos’

Desde las editoriales afirman que todavía están sobrepasados por el torbellino informativo que han vivido desde el pasado viernes, pero que ya estudian tomar acciones legales. "Queremos que nos expliquen en qué párrafo de qué título concreto hay una ofensa contra los sentimientos religiosos (según la demanda presentada por Abogados Cristianos) y si no la hay, que se estudie un delito de difamación y pidan disculpas. Estos libros son perfectamente legales y llevan años en el mercado", explica Valdivia.

Además, prosigue Valdivida, "nos ha sorprendido muchísimo que se haya dictado una medida cautelarísima ¿Qué riesgo tan grande hay para que la retirada de los libros tenga que ser inmediata?", apuntó.

Según Pérez, aunque es preocupante que el juzgado haya admitido esta demanda "desde hace años notamos que la gente se acerca y nos pregunta por libros de temática Lgtbi y de feminismo, el interés es algo que viene desde hace tiempo porque buscan herramientas para ellos y para enseñar a sus hijos", explica. Para Pérez, "este es un avance imparable, cada vez hay más gente que quiere leer y saber sobre el tema", una tendencia que confirma también Manolo Gil.

Compartir el artículo

stats