Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Clínico tendrá 240 camas más y nuevas consultas externas en 2024

Sanidad presentó ayer el diseño del nuevo edificio de ingresos, que aún debe licitarse

Recreación de cómo se verá la antigua escuela de Agrónomos tras la reforma y, al fondo, el futuro edificio de hospitalización. | LEVANTE-EMV

Si no hay nuevos retrasos, las dos primeras fases de la gran ampliación prevista para el Hospital Clínico de València estarán listas para finales de 2023, lo que supone 144 habitaciones de hospital más (hasta 240 camas) en un nuevo edificio de nueve plantas recayente a Menéndez Pelayo y 194 nuevas salas de consultas externas tras la reforma de la antigua escuela de Agrónomos, junto al edificio maternoinfantil de la avenida Blasco Ibáñez. De esta forma, ambas obras (fase 1 y fase 2 de la ampliación del Clínico, respectivamente) se simultanearán de aquí a finales de 2023 pese a que el nuevo edificio de ingresos debería haber estado cercano ya a su finalización, según la previsión de urgencia realizada en un principio. Ahora ambos trabajos se simultanearán con una inversión de 104 millones de euros.

Por lo pronto, las obras de reforma de la antigua Escuela Universitaria Técnica Agrícola (EUITA) comienzan oficialmente esta semana con un plazo de ejecución de 24 meses.

Mientras, la fase 1 del proyecto, la construcción de cero del edificio de nueve plantas para hospitalización está prevista en 22 meses pero Sanidad acaba de recibir el diseño del proyecto y las obras (salvo la cimentación que ya está casi terminada) aún deben licitarse y adjudicarse por 65,5 millones de euros. Se espera que el mes que viene se pueda ya convocar el concurso.

El president de la Generalitat, Ximo Puig y la consellera de Sanidad, Ana Barceló, presidieron ayer la presentación del diseño final del edificio a cargo de AICEquip: 23.700 metros cuadrados construidos repartidos en dos sótanos, planta baja y nueve alturas. El nuevo edificio estará conectado por pasarelas con el edificio de consultas externas y también con las actuales instalaciones del Clínico por uno de los sótanos.

En la primera planta estará los equipos de Radiodiagnóstico, los 26 boxes de UCI en la segunda planta y de la tercera a la séptima estarán las 144 habitaciones de hospitalización. La mayoría de habitaciones podrán duplicarse (y ganar así hasta 240 camas) y su diseño ha tenido en cuenta la reciente pandemia: tendrán un sistema de presión diferenciada, necesario cuando se trata a pacientes infecciosos o con inmunodepresión.

En la fachada se ha querido mantener el «lenguaje arquitectónico» de Moreno Barbeta, arquitecto de la antigua EUITA, con cerámica en blanco y lamas verticales ya que las plantas más altas se podrán ver tras la antigua EUITA desde Blasco Ibáñez.

El proyecto original de ampliación prevé una tercera fase que supone derribar el actual edificio de consultas externas para crear más espacio de hospitalización.

Compartir el artículo

stats