Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los inspectores de Educación se posicionan a favor de los libros LGTBI+ en los institutos

Rechazan la imposición judicial porque vulnera varias leyes y es contraria a una educación en valores, según denuncian

Parte de los libros que fueron retirados de un instituto de Castelló de la Plana por orden judicial. | DAVID GARCÍA

La Associació d'Inspectores i Inspectors del País Valencià (Adide-PV) muestra su “rechazo” a la imposición judicial de retirar la dotación de libros con perspectiva LGTBI+ que tenían los centros educativos de Castelló, y se posicionan a favor “de la garantía y los derechos por la igualdad de las personas LGTBIQ+”.

En un contundente comunicado, los responsables de la inspección educativa ponen en valor la “valiosa tarea” que tienen colegios e institutos de formar al alumnado, con principios basados en los derechos de la infancia y la igualdad de género, “por medio de la coeducación con perspectiva inclusiva y no sexista”.

Como recuerdan, esto está incluido en la nueva ley educativa, la Lomloe, así como en la ley 26/2018 de la Generalitat (de derechos y garantías de la infancia y adolescencia).

Por esto, consideran que la “imposición judicial” de retirar los libros que había entregado el ayuntamiento de Castelló a los institutos del municipio, “vulnera los derechos reconocidos en el actual marco normativo de fomento de una educación inclusiva”.

Además, critican que “pedir a los centros la retirada de esta dotación de libros implica también ir en contra de las medidas establecidas en la ley 23/2018, de igualdad de las personas LGTBI”.

Ante esto, defienden que los centros educativos deben “eliminar todas las formas de exclusión, desigualdad y vulnerabilidad, teniendo en cuenta un modelo coeducativo, dentro de entornos seguros, saludables, sostenibles y democráticos”.

Asimismo, recuerdan que la educación en valores en la que deben formarse escolares y estudiantes incluye “derechos relacionados con la protección de la vida y la integridad física y psíquica, derechos relacionados con la ciudadanía, derechos relacionados con la salud, la información, la inclusión, y a unas condiciones de vida dignas, con la educación y la cultura...”, entre otros.

La petición de retirada de los libros que dictó el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Castellón -respondiendo a las medidas cautelarísimas solicitadas por la Fundación Abogados Cristianos- ha levantado airadas reacciones, tanto en el ámbito político (el Consell y el Ayuntamiento de Castelló), como en el docente y social, con reacciones en contra de las ampa y los sindicatos, así como con colectivos como Lambda.

UGT anima a los centros y a su afiliación a adquirir los libros

Este mediodía algunos centros educativos y las sedes de UGT han realizado concentraciones en contra de la decisión judicial. El sindicato UGT, desde su sector de Educación, ha condenado estos hechos, que han sido calificados por la secretaria del sector, Maite Tarazona, como “una estrategia de persecución contra los derechos humanos, contra cualquiera que defienda la libertad, la igualdad y la diversidad, y un uso perverso del poder judicial al servicio de la agenda política intolerante de la ultraderecha”.

Durante las concentraciones se ha leído un manifiesto de condena y en defensa de las libertades, donde se ha recalcado que las medidas cautelares dictadas por la jueza responsable suponen actuar como si se desconociera la legislación educativa que establece la coeducación, la igualdad de género, la defensa y promoción de la libertad de pensamiento, de la diversidad, y del reconocimiento de las realidades LGTBI como valores y líneas centrales de la tarea docente y educadora.

Según Tarazona, “la libertad de cátedra es también un elemento fundamental de la educación pública, que entendemos como herramienta de igualdad y de emancipación para las personas, como medio para construir una sociedad más justa.” El sindicato ha hecho especial hincapié en el riesgo para los valores y conquistas democráticas que suponen estas actitudes intolerantes y el resurgir con violencia del fascismo, bajo nuevas o viejas formas. “Siempre defenderemos el pensamiento libre y los derechos humanos, más que en ningún sitio en la educación pública, y el fascismo nos tendrá enfrente en su intento de socavar las libertades y la igualdad que hemos conquistado.

Animamos a todos los centros educativos valencianos y a nuestra afiliación adquirir los libros perseguidos para sus bibliotecas escolares, porque cuando se intenta acallar voces, ideas y vidas libres, es momento de hacerlas presentes en todas partes”, ha manifestado la secretaria de Educación de UGT-PV.

Ayuntamientos de municipios como Torreblanca y Carlet han anunciado que adquirirán los títulos censurados en las aulas.

Compartir el artículo

stats