Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cincuenta investigadores preparan ya sus tesis doctorales en empresas

Las universidades han visto un incremento de esta modalidad desde que hace un año la conselleria impulsara la transferencia al sector industrial

Cincuenta investigadores preparan ya sus tesis doctorales en empresas GERMAN CABALLERO

Medio centenar de investigadores e investigadoras preparan sus tesis doctorales en el sector industrial y empresarial. La salud, la gestión de agua o el transporte son algunos de los ámbitos en los que los doctorandos trabajan, en unas investigaciones que tienen en especial consideración —más si cabe— la transferencia de conocimientos a la sociedad a través del sector productivo.

Este mes de marzo se cumple justo un año de que la Conselleria de Innovación lanzara un programa dotado con hasta un millón de euros, cofinanciado con el Fondo Social Europeo, para fomentar que cada vez más doctorandos de las universidades realicen sus tesis doctorales contratados en un entorno empresarial, vinculando así directamente la investigación con la innovación. Se trata de programas de investigación industrial o desarrollo experimental compartidos por empresas y universidades, con una transferencia que debe ir en ambas direcciones, como publicó este periódico.

Ahora, un año después, la Universidad de Alicante (UA) tiene 10 doctorandos —y está pendiente de ampliar esta cifra con una nueva convocatoria—; la Universitat Jaume I (UJI), trece; la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elx, nueve; la Universitat de València (UV), catorce y la Universitat Politècnica de València (UPV), cuatro, según datos de la conselleria.

El caso de la UJI destaca, pues detallan que ha habido un incremento del 75 % desde el inicio del convenio con la Generalitat, «mayoritariamente por la incorporación de mujeres», pues ellas llevan cinco de los ocho doctorados industriales.

Asimismo, también son significativos los datos de la UA, ya que el último año ha aumentado un 230 % las solicitudes de las ayudas para el desarrollo de la tesis doctoral en colaboración con una empresa respecto a años anteriores, pasando de seis a quince, detallan.

Conexión directa

Ángel Carbonell, director general de Ciencia e Investigación, explica que con la contratación de doctores para realizar tesis doctorales en empresas no solo se transfieren conocimientos, sino también «personas y conseguimos una conexión directa y personal entre los grupos de investigación y las empresas».

Se trata de una sinergia muy positiva para Carbonell, «porque logra que la transferencia de conocimiento vaya en ambas direcciones, ya que la universidad aporta tecnologías y conocimiento, y el doctorando adquiere la habilidad de gestionar proyectos y una serie de capacidades relacionadas con el mundo empresarial, como la comunicación, el trabajo en equipo, el emprendimiento o la gestión económica financiera».

Permite, además, «ver a las empresas la importancia de contar con el mundo investigador como una baza muy importante para mejorar su actividad económica y contribuye, así, al cambio de modelo productivo hacia la sociedad del conocimiento», apunta Carbonell a Levante-EMV.

Los temas de las tesis son variados y se amplían conforme más investigadores e investigadoras se suman a los doctorados industriales. Los más repetidos se relacionan con la salud y sanidad, la gestión del agua o el transporte. Además, la UA tiene agroalimentación, desarrollo de nuevos materiales, tecnologías de la información y la comunicación o consultoría ambiental, entre otros.

Desde la UJI trabajan con la industria farmacéutica y manufacturera; el área de contabilidad o Educación; mientras que la UV se centra en química, biomedicina, biotecnología u óptica; y la UPV en salud, transporte y gestión de aguas, aunque ya ha firmado nuevos convenios sobre materiales, ingeniería, electrónica, arte o industria alimentaria. Por último, la UMH tiene algunas áreas que no constan en las otras, como del sector legal-jurídico; gestión tributaria o del mundo del calzado alicantino.

«Muchas veces los trabajos se quedan en artículos y no se aplican»

Las universidades valencianas tienen, además de doctorados industriales, proyectos predoctorales con el sector empresarial. Es el caso de Ángela Morellá, química de 31 años que investiga desde Instituto de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico de la UV y la UPV, con una ayuda de la Generalitat sujeta a una colaboración entre el instituto de investigación y el mundo empresarial.

En su caso, trabaja con Global Omnium para conseguir una mejor calidad del agua que bebemos. En su caso, esta ayuda le permitió seguir en el grupo en el que empezó a trabajar con una beca de Garantía Juvenil. Sobre trabajar codo a codo con las empresas, considera que, en investigación básica, «es muy positivo de cara a la transferencia, para que el conocimiento llegue a la empresa privada y, así, al consumidor».

Resulta emocionante participar en investigaciones que pueden aportar y solucionar problemas en la sociedad. Muchas veces las cosas quedan escritas en artículos que se publican pero no se suele llegar a su aplicación», apunta la joven.

Compartir el artículo

stats