Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El único sentido que tiene obligar a estudiar las matemáticas es si con ellas enseñamos a pensar"

El profesor Jesús María Sanz Serna reconoce una cierta "autocomplacencia" en la investigación en su disciplina: "Si no hacemos más, no es por falta de medios"

Jesús María Sanz Serna, premio Jaume I 2022 en Investigación Básica. Levante-EMV

Con sorpresa y alegría. Así ha recibido la noticia el profesor Jesús María Sanz Serna (Valladolid, 1953) de que el jurado de la 34 edición de los Premios Rei Jaume I había decidido otorgarle por unanimidad el galardón en Investigación Básica por "sus trabajos pioneros en análisis numérico y sus implicaciones para las matemáticas y otros campos de la ciencia". Un reconocimiento a su trayectoria brillante de más de cuarenta años en los que sus contribuciones principales "combinan técnicas de la teoría de la probabilidad, estadística, optimización e inteligencia artificial (IA)".

"En aquel momento, eran líneas de investigación muy innovadoras a nivel mundial, porque nadie daba a los métodos numéricos el enfoque que yo creía que se le podía dar. Han ido pasando los años y se han ido usando por todo el mundo. Cosas que entonces parecían extrañas, ahora son muy comunes, tanto en matemáticas como en sus aplicaciones a la dinámica molecular, a la física estadística o a la física de materiales", explica. 

Jesús María Sanz Serna, licenciado y doctor en Matemáticas por la Universidad de Valladolid (1970-1975, 1975-1977) y un MSc. en Análisis Numérico en la University of Dundee, es actualmente Catedrático de Excelencia en la Universidad Carlos III de Madrid, presidente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y dedica su trabajo ha explorar las aplicaciones de las matemáticas a la inteligencia artificial, en concreto, en los algoritmos de optimización que se utilizan en esta.

Sobre la situación de la investigación en su disciplina en España, el científico detalla que, desde el año que empezó su carrera, en 1975, y hasta el 2005, se produjo un periodo de crecimiento tanto en el número de investigadores como en el nivel. "En las últimas décadas quizá hay un poco de autocomplacencia y estamos quizás un poquito estancados, en relación a países de nuestro entorno", reconoce.

En cuanto a las dificultades para realizar esta labor, Sanz Serna subraya que "todo el que quiere puede investigar". "Los medios que hacen falta no son excesivos y todas las universidades y muchos de los centros de investigación los tienen. Si no hacemos más, no es por falta de medios", añade.

"Si no hacemos más, no es por falta de medios", reconoce Sanz Serna

decoration

Con todo, el premiado en Investigación Básica también ha dedicado sus esfuerzos a la enseñanza. Fue profesor en la Universidad del País Vasco (1980-1982), en la de Valladolid (1982-2014) y, ahora, en la Carlos III. A ello se suma su periodo como rector de la Universidad de Valladolid, entre los años 1998 y 2006. "Me pareció que podía aportar de mis conocimientos y de mi experiencia. Con un grupo de personas que me secundaron, trabajamos mucho por mejorar y actualizar la universidad", apunta.

Sobre la forma en la que se enseñan las matemáticas en los centros educativos españoles, sobre todo entre los 13 y los 18 años, Sanz Serna se muestra "descontento". "El único sentido que tiene obligar a la gente a estudiar matemáticas es si con esto le enseñamos a pensar. En España, se prima la rutina, el algoritmo, el imitar problemas modelo, hacer otra vez lo que ya nos han enseñado, evitando el pensamiento", declara. En este sentido, el científico destaca que hay muchos profesores de Secundaria que están intentando cambiar esta realidad, pero que los planes de estudio actuales no posibilitan este tipo de aprendizaje.

En estos momentos, Sanz Serna pertenece al comité Applications and Interdisciplinary Relations de la European Mathematical Society y al de Major Awards de SIAM, US. y, desde 2017, es editor responsable de la principal sección de SIAM Review, revista de matemática aplicada más importante. Con todo, su trayectoria ha sido reconocida en numerosas ocasiones, entre ellas, con la Medalla de Oro de la Universidad de Valladolid en 2011 y la Medalla de la Real Sociedad Matemática Española en 2019.

Compartir el artículo

stats