Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presidente de la Diputación de Valencia.

Toni Gaspar: "El Botànic ha conseguido mucho, pero con la fiebre del miedo ahora parece que no se ha hecho nada"

Toni Gaspar (Faura, 1973), en el salón de plenos de la Diputación de València Fernando Bustamante

Cumple cuatro años en el cargo, porque llegó antes de acabar la legislatura anterior, tras la salida traumática de Jorge Rodríguez con la operación Alquería. «Fácil no ha sido, pero el mundo no está fácil. Dentro de lo que cabe, hemos sacado los objetivos». Y enumera: «ayuntamientos mayores de edad, fondo de cooperación, plan de inversiones, la solución a Divalterra, que ningún alcalde tenga que venir a pedirme limosna… Durará lo que durará, pero está ahí». Lo que lamenta es el ruido y «la fiebre del miedo» actual.

Los plenos de la diputación son un catalizador del ruido político, mientras los temas propios acaban diluidos.

En los plenos, en 20 minutos despachamos con un 90 % de unanimidad la gestión de la diputación y luego nos dedicamos horas al ruido, legítimo, pero improductivo. A este presidente le preocupa la gestión, porque esto no es la Generalitat, ni las Corts.

¿No es ya un virreinato? Quitar esa imagen era otro de sus objetivos al llegar, dijo.

Algo he hecho por quitar la corona de virreinato a una institución que nunca debía haberlo sido, porque compararla con la Generalitat es un poco ridículo.

Quizá hasta que cambie el gobierno, en la diputación o la Generalitat, y entonces se utilice como arma política.

Utilizar las instituciones para posicionamientos hace flaco favor, entre otras cosas porque te quita tiempo para la gestión.

La derecha acaba de superar a la izquierda en el CIS. ¿Siente que acaba una época?

Hoy las épocas acaban todos los días. El manual con una previsión a corto, medio y largo plazo ha estallado. Hay mucho ruido para que haya cambio, pero si lo hay, lo decidirá la mayoría silenciosa, de la que soy fan.

¿Que la gran empresa valenciana en pocas semanas haya invitado a Díaz Ayuso y Feijóo indica algo sobre ese fin de ciclo?

Indica que los empresarios quieren escuchar a todo el mundo, lo que me parece fenomenal. Pero votarán los ciudadanos. Ahora, el ruido de fondo continuo y la llamada al miedo existen y tienen sus efectos. No hay nada más conservador que el miedo.

Usted que sabe de economía, ¿vamos a una recesión?

La situación mundial es la que es, pero tenemos unos datos mejores que en la crisis de 2008. De empleo, de solvencia de los bancos... Es curioso que el señor Feijóo ha sido el primero que ha dicho que nos iba a ir mal. Pero hace mucho tiempo que dejé como economista de hacer predicciones.

Carlos Mazón dice que la Comunitat Valenciana está mucho peor que en 2015.

El señor Mazón está ya en su papel de candidato a la Generalitat y está con que todo va a ir a peor. Ya lo he dicho: no hay nada más conservador que el miedo. Yo soy más del realismo. No me gustan los dos extremos. La política consiste en hacer didáctica y no en hacer trinchera y enfrentar. Esas palabras del señor Mazón son combate solo. Seguramente si llega a presidente, al día siguiente todo habrá cambiado. A mí me gusta ser positivo y la didáctica, que es algo que la política dejó de hacer desde los años 80. Hoy solo vende lo malo.

¿Y con realismo, es tiempo de bajar impuestos, dado que la inflación ha aumentado los ingresos de las arcas públicas?

Se puede hablar de todo, pero no podemos pedir una cosa y la contraria. Hace falta que caigan muchas verdades insalvables, pero no se puede decir que se bajen los impuestos y pedir que aumente el personal en los hospitales. El problema es la contradicción. Ahora, que hay que repensar el sistema tributario y lo público, sí. La mayor parte del gasto público se va en las pensiones y la sanidad y ahí parece que nadie está dispuesto a cambiar nada.

Hablando de debates perversos. ¿Le gusta la tasa turística?

Lo que no me ha gustado es que parece que todo el turismo valenciano ha quedado reducido al debate de la tasa. Es mucho más. ¿La tasa no es una cosa municipal? Pues autonomía municipal, quien quiera que la aplique. Parece que la tasa lo arregla todo. A ver, ‘trellat’.

Toni Gaspar, durante la entrevista. Fernando Bustamante

¿Entiende la actitud del secretario autonómico?

Solo por el respeto con el que Francesc Colomer introduce sus posicionamientos merece un respeto, porque no estamos acostumbrados. Él tiene sus razones y el presidente de la diputación tiene otras cosas de las que ocuparse. En todo caso, es más productivo estar coordinados, a pesar de que pasa desapercibido.

¿Entonces la izquierda tiene un problema por ese afán también por la pelea, en este caso por la tasa turística?

No depende de izquierdas y derechas. Depende de las personas, no de ideologías. También gobierna Compromís en la diputación y todos se sorprenden porque nos llevamos bien. Somos las personas. No compartimos todo, pero sabemos cómo solucionar lo que no compartimos. Los consensos dependen de las personas, no de las ideologías.

¿Ve al Botànic desgastado, deteriorado?

Soy de los que apuesta por el Botánic III. La planta ha crecido desde 2015 y evidentemente tiene plagas, a veces sed... Pero soy de los que alimentará esa planta, porque hasta cuando parece que ya no luce, hay un momento que vuelve a salir la hoja con todo su esplendor. La vida es así. Yo no daría nada por hecho. Se ha conseguido muchísimo con el Botànic, pero con la fiebre del miedo parece que no se ha hecho nada. La capa de miedo parece que se lo come todo.

¿Cómo van sus relaciones con el presidente Puig? ¿Se quedó esperando una llamada para ser conseller?

Mis relaciones son estupendas con el presidente. De lealtad absoluta y trabajo en coordinación. Estoy tan a gusto gestionando y luchando contra el ruido desde aquí que no me era necesaria ninguna llamada. Nos ponemos de acuerdo en muchas cosas buenas sin hacer ruido.

¿Se ponen de acuerdo sobre el futuro de la diputación, aunque dirá que no depende de ni de uno ni de otro?

El debate de diputaciones sí o no es el debate socorrido de quien no tiene nada que decir. Esto lo puede cambiar quien puede. Hace mucho que decidí que en ese debate no entraba.

¿Pero estaría en la diputación si defendiera que no deben existir las diputaciones?

Como no tengo esa percepción, no me puedo poner en esa piel. Creo que es algo útil, que hay que mejorar, pero útil.

¿Su partido lo cree también?

Yo se lo he preguntado a todos los alcaldes de la provincia, la inmensa mayoría son de mi partido, y dicen que sí.

En los congresos se dicen otras cosas.

Los alcaldes, para los que trabajo, todos han dicho que es útil.

Dice que espera un Botànic III. Entiendo que le gustaría continuar como presidente de la diputación.

Me gustaría que el gobierno del Botànic continuara. ¿Yo? El presidente de la diputación no lo eligen las urnas, con lo cual puedo escaparme de esta pregunta. Lo decidirá quien toque cuando toque.

Pero la disposición está ahí.

Los que estamos en la gestión pública tenemos que estar siempre a disposición, tanto cuando se nos pide un paso adelante como atrás. Una regla sagrada hasta que llegó el mundo actual. Tenemos que estar a disposición de la organización que nos propone.

¿Lo de Miguel Ángel Blanco del último pleno le merece alguna opinión?

Es lamentable. Acabar así sobre algo que estamos de acuerdo es que hay demasiados interesados en utilizar partidariamente las cosas. El procedimiento no era ese, pero era un bien superior recordar a todas las personas que han sufrido la violencia del terrorismo. Lo que pasa es que unos por un lado, otros por otro, prefieren seguir utilizando la división hasta con esto.

Ha defendido mucho la presunción de inocencia de los políticos y ha censurado las líneas rojas. ¿Mónica Oltra no debería haber dimitido?

Una cosa es la presunción de inocencia, que hay que respetar, y otra cosa es lo que en cada momento procesal decida la persona afectada. La señora Oltra tiene que tomar sus decisiones en base no solo a la presunción de inocencia, sino a más circunstancias.

¿Teme el daño que puede causar a la reputación de la institución, que ya ha estado tocada, ahora, en el otoño, el juicio del caso Alquería?

Tenemos alquería, Taula y diez piezas más por ahí. Esto va a ser una década. De ninguno de los casos dije que me iba a pronunciar. Colaboraría y que cada uno que haga su trabajo. El presidente de la diputación tiene que gestionar. No se me ocurriría en la vida sentenciar. Si cada uno nos dedicáramos a lo que nos toca, con las críticas oportunas, esto funcionaría mejor.

En alguna ocasión se ha mostrado cercano a Jorge Rodríguez y no ha tenido problemas en acompañarlo en actos.

Soy persona antes que político. Un amigo mío, y no es el caso, puede resultar hasta condenado y seguirá siendo mi amigo. Le reprocharé lo que ha hecho y tendrá que pagar, pero la humanidad es así.

¿No le reconcome todo lo que se ha sabido de José Luis Vera, con quien ustedes confiaron en la institución?

Trabajé con el señor Vera igual que con los habilitados nacionales en la disolución de Divalterra e hizo su papel. Yo no puedo meterme en su vida anterior. Sería un hipócrita si ahora me pusiera a criticar. Evidentemente, cada uno tiene su pasado y tendrá que responder.

¿Al final todo confirma que se equivocaron con Divalterra, que debían haberla cerrado en 2015?

Hacer política ficción cuando ya ha pasado es facilísimo. Cerrar era mi posición cuando entre en la diputación, pero no era mi decisión. Ni Vera, ni pasado, ni equivocaciones, me quedo con que Divalterra ya no está. La gestión es lo que salvará la política, hacer las cosas, no decir que las haces.

¿Qué le queda pendiente?

Tomos de cosas.

¿Las competencias impropias de hospitales, museos...?

Es un debate que trasciende, porque el legislador ha de aclarar lo que corresponde y no. Se ha avanzado muy lentamente, pero no porque se quiera desmontar diputaciones, es una cuestión de que los recursos públicos se tienen que optimizar. Me viene al pelo lo del hospital, porque si lo traspasamos a la Generalitat mañana, perdemos los valencianos 100 millones de euros. Es un problema burocrático que alguien tiene que solucionar.

¿Sería lógico que Carlos Fernández Bielsa fuera en 2023 el presidente de la diputación, si dan los números, al ser el líder del PSPV en la provincia?

¿Cree en este momento que la lógica en los partidos políticos se está aplicando? Lo lógico puede ser también lo que se aplica en otra provincia, porque la lógica del partido no dice ni una cosa ni otra. Lo que sí que tiene que hacer mi partido es conseguir la mayoría en los ayuntamientos, ganar la diputación y entonces elegirá al mejor.

¿Usted tiene aspiraciones?

Un político mientras está en activo si dice que no tiene aspiraciones, desconfía de él. Un político que diga que no tiene ambición es el que más tiene. Hasta que llega un día en que dices ‘esto se ha acabado’. Le tenemos que dar más naturalidad. Pero como la política la hemos convertido en una serie de Netflix… Pero creo en la madurez de la sociedad, si no todavía estaríamos en la Edad Media.

Antes decía que veía la política de los años 80 mejor.

El mundo siempre está mejor. Lo siento por los negativos. Si ves la evolución entre dos días podrá haber subidas y bajadas, pero lo importante es la tendencia, y tenemos un mundo mejor cada vez. Sanitariamente es mejor, vivimos mejor, con más comodidades, se respetan más derechos...

Historia de dos cuadros y un augurio

Toni Gaspar fue vicepresidente y responsable de Hacienda de la diputación antes que presidente. Cuando llegó a aquel despacho, pidio para decorarlo una obra gráfica de Rafael Armengol, el «Ángel IX». Después, descubrió que el entonces presidente, Jorge Rodríguez (también del PSPV), había elegido el original para su despacho. Más tarde, Gaspar colocó una reproducción de «San Sebastián» de Manuel Boix en sus dependencias. De nuevo, después, un día en el pasillo de acceso al despacho del presidente, se encontró la misma obra. Diez días después, Ximo Puig lo reclamaba para ser el presidente de la diputación tras el caso Alquería. ¿Azar? El alcalde de Faura prefiere pensar que los cuadros le precedieron hasta la presidencia.

Compartir el artículo

stats