La Guardia Civil española y la Policía Nacional de Rumanía han realizado actividades conjuntas en Valencia y Castellón para prevenir la trata de seres humanos y la explotación sexual en estas provincias, en las que según el instituto armado "se concentra un alto riesgo" de este tipo de delitos entre mujeres de nacionalidad rumana.

La Guardia Civil ha informado en un comunicado de que dos oficiales de la Policía Nacional de Rumanía, "especialistas en trata de seres humanos", se desplazaron entre el 28 de noviembre y el 3 de diciembre a las comandancias de Valencia y Castellón para participar en "servicios específicos" contra este tipo de delitos.

"Su colaboración ha sido crucial durante las inspecciones realizadas en los diferentes clubs de alterne de la demarcación de la Guardia Civil en Valencia y Castellón, donde se detectaron alrededor de 20 mujeres potenciales víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual de origen rumano", ha subrayado el instituto armado español.

En ese sentido, las oficiales actuaron como traductoras y mediadoras culturales, "propiciando un ambiente de mayor confianza" con las mujeres que se encontraban en "una situación de vulnerabilidad". Asimismo, a través de esta colaboración se favoreció el "intercambio de información" entre ambos cuerpos armados.

"La Guardia Civil afronta el combate contra la trata desde una perspectiva multidisciplinar, siendo la cooperación policial internacional indispensable para la obtención de un resultado integral", ha valorado.

De este modo, en las mencionadas operaciones en clubes de alterne también se involucró a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Valencia y Castellón y a representantes del 'Programa ALBA', de atención a víctimas de explotación sexual.

Informan de sus derechos

Durante la semana en la cual se realizaron las actividades conjuntas se detectó en torno a 30 mujeres "en el ámbito de la prostitución" y a todas ellas se les informó de los derechos que asisten a las víctimas de trata, así como de la posibilidad de denunciar su situación en cualquier dependencia de la Guardia Civil.

En el marco de esta colaboración con la Policía Nacional de Rumanía también se realizó una visita a Cruz Roja Valencia, a la Delegación del Gobierno de Valencia, a la Fiscalía de Extranjería de Castellón y al consulado de Rumanía en Castellón, entre otras.

Según ha señalado la Guardia Civil, en 2021 la nacionalidad rumana "fue la más detectada" entre las mujeres prostituidas, "siendo la mayoría de ellas muy jóvenes".