Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gàtova abre el comedor escolar para atraer a nuevas familias

El consistorio ofrece el servicio que usan nueve niños, aunque la empresa obliga a comprar 15 menús

Los alumnos y alumnas del colegio de Gàtova, en el comedor. | L-EMV

La enésima política para tratar de frenar el éxodo rural o de atraer a nuevos residentes hace perder dinero al ayuntamiento. Es el precio que hay que pagar a fin de mantener la población, y Gàtova está dispuesto a ello: el ayuntamiento que dirige Manuel Martínez (Contigo) ha decidido ofrecer el servicio de comedor escolar a los 16 alumnos con los que cuenta el colegio. De ellos, nueve lo están usando y el resto va a casa. Al menos ahora, comer o no en el centro escolar es una alternativa que no existía hasta este curso, y se ha hecho, como el propio alcalde señala, para «intentar atraer gente al pueblo a través del colegio».

La decisión surgió por un cambio de rumbo en el planteamiento. «¿Esperamos a que haya demanda suficiente o nos arriesgamos y vemos si los atraemos por dar el servicio?», se planteó Martínez. Así que acondicionaron un aula donde instalaron un frigorífico, un microondas y una pequeña cocina junto a mesas y sillas donde comer. La empresa de catering que sirve al colegio de Olocau, al que pertenece el de Gàtova dentro del CRA (Colegio Rural Agrupado), lleva ahora 15 menús cada día a este centro. «Son nueve niños los que usan el servicio pero la empresa nos obliga a adquirir 15», explica el alcalde.

El consistorio asume las seis raciones sobrantes, a 4 euros por persona. «Si esperábamos a tener demanda suficiente igual nos quedábamos sin niños», lamenta.

Extraescolares del colegio de Gàtova

De hecho, una familia residente en Gàtova escolarizó a sus hijos e hijas en el centro de Olocau precisamente por la facilidad horaria que les ofrecía poder dejarles en el comedor, algo que en su propio pueblo no existía. La mirada del ayuntamiento está ahora puesta en dos perfiles: por un lado, los que tienen una vivienda en las urbanizaciones, que puedan ver en Gàtova una vivienda donde residir permanentemente. Por otro, los ‘domingueros’ que visitan el municipio y su entorno natural el fin de semana. En caso de gustarles el municipio, el servicio escolar se ofrece de forma completa. «Tener a tu hijo en un aula con no más de diez alumnos es un privilegio», recuerda el alcalde.

Además, el consistorio también implementó los cheques bebé de 0 a 3 años con 40 euros mensuales para gastar en el municipio, y otro cheque escolar para los niños y niñas residentes con el mismo presupuesto cada mes.

Compartir el artículo

stats