Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una fuga de aguas fecales genera un conflicto vecinal en Bétera

Los residentes en la calle Vizconde de Bétera conviven desde hace un año con continuos escapes de orines y excrementos a la vía pública

Posible origen de los vertidos de aguas fecales a la vía pública L-EMV

"Es insoportable, estoy a base de ansiolíticos porque no se puede estar", confiesa una vecina de la calle Vizconde de Bétera, que linda con las vías del metro del municipio. Según explican, desde hace un año hay una fuga de aguas fecales para la que no se ha encontrado una solución: camiones cisterna se encargan de vaciar los colectores y a los dos días vuelve a producirse el escape. La situación de insalubridad es "insostenible" para los residentes en esta vía, cruce con la calle Vilamarxant, que conviven con malos olores y charcos de orines y heces.

Precisamente, las personas pasan constantemente por este lugar y los niños y niñas, despistados, pisan estos charcos que se generan cada día sobre el asfalto. No solo eso: el hedor atraviesa la calle y las plantas bajas y primeras alturas deben soportar estos olores día y noche.

Vertido de aguas fecales en la calle Vizconde de Bétera L-EMV

Los avisos al ayuntamiento han sido continuos, según explica una de las vecinas afectadas, pero nada ha cambiado, y lo cierto es que sí se han realizado análisis para encontrar el foco del problema. Según indican desde el consistorio, los técnicos del área responsable evaluaron y revisaron el colector municipal y estaba en perfecto estado. No sufría atascos ni roturas, tampoco fugas, que pudieran ser las causantes de estos vertidos a la vía pública.

Las conclusiones del consistorio son las mismas que las vecinales: el problema se encuentra dentro de una de las viviendas particulares y por tanto son ellos los que deben solucionar esta situación, con las obras oportunas para cambiar las tuberías o sellar la fuga en caso de que ese sea el problema.

Los vecinos lamentan la falta de interés por parte del ayuntamiento, pese a que el consistorio no es responsable de esta situación. El martes por la noche se convocó una junta vecinal donde asistió el administrador de la finca donde se encuentra el problema de vertidos y presentó un presupuesto para acometer la obra, si bien algunos de los participantes exigieron presentar otro para tener otras opciones.

Los vertidos se extienden por toda la calle, que linda con las vías de metro L-EMV

Algunos de los residentes en esta vía lamentan que haya vecinos que no hayan querido solucionar este problema precisamente por el desembolso económico que supone, pero ahora todo parece indicar que aceptan acometer esa obra que termine con los vertidos.

En caso de no llegar a un acuerdo, el consistorio les emplaza a hacer uso del Centro de Mediación del Ilustre Colegio de Abogados de Valencia, un servicio gratuito en el edificio de Urbanismo de la calle de Les Masses que hace de intermediario en cualquier tipo de conflicto, como podría ser este, para llegar a un punto de entendimiento entre las dos partes.

Compartir el artículo

stats