Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

a posteriori

sufrir

Lo dijimos en nuestra columna del sábado y acertamos plenamente. Había que sufrir y se sufrió, el equipo sacando fuerzas de flaqueza y mediante una pelea constante por la posesión pudo sacar un punto ante un equipo, el Reus superior al nuestro técnicamente, que pudo ganar y también perder si el Olímpic hubiese tirado con bala en vez de hacerlo solo con pólvora mojada.

En la primera parte los catalanes imprimieron un ritmo altísimo a su juego de toque y apoyos constantes apenas iniciado el partido. Los nuestros capearon el temporal a base de pertrecharse atrás hasta que el ritmo de los forasteros decreció ligeramente permitiendo alguna llegada del Olímpic con escaso peligro. Tan solo un disparo desde fuera del área de Diego Jiménez mereció el uuyy de la grada. En el minuto 38 llegó el primer gol, para los nuestros. Una falta cometida por los visitantes fuera del área fue lanzada de forma magistral por Toni Vela, para nosotros el mejor jugador técnicamente del Olímpic, pegando de rosca y metiendo la pelota junto al palo derecho visitante de forma imparable.

Se inició tras la reanudación el agobio constante para los asistentes. El árbitro no ayudaba nada, el Olímpic achicaba como podía los peligros que en nuestro portal se sucedían y llegó el empate en el 71 y poco después un balón que estrellaron en el larguero. Fue una segunda parte emocionante en la que se pudo conseguir un valioso punto que nos distancia un poco más de nuestros perseguidores, puesto que éstos no han conseguido puntuar.

Nada que reprochar a nuestros jugadores que hacen lo que pueden, ni tampoco al entrenador a pesar de que a nuestro entender no anduvo ágil con los cambios. Samu por Dani Gómez nos enseñó algún detalle que no nos convenció en absoluto. Toni Vela sufrió un pinchazo en el muslo y anduvo flotando totalmente mermado físicamente más de 15 minutos agobiantes por el campo hasta su sustitución por Álex Vaquero. Algo parecido ocurrió con el cambio de Jiménez en el minuto 73 por un Pepín con mucho más oficio en defensa para sacar la pelota de su área, que es lo que necesitaba el equipo en momentos tan agobiantes.

Nuestro equipo compensó el desperdicio en cuanto a pases y juego con la tremenda presión que ejercieron en todo el campo sobre los jugadores del Reus, lo que les permitió sumar un importante punto

Compartir el artículo

stats