Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La noticia de la semana

una dimisión anunciada

Esta vez se cumplieron los pronósticos y no hubo lugar para la sorpresa, Desde el mismo día que resultó elegido presidente de la Societat de Festers de Ontinyent, digo de Michel Aliaga, no fueron pocos los que esperaban la noticia que se hacía pública a comienzos de semana, la dimisión o como se la denomine, al cese en sus funciones de quien ha presidido en el último trimestre la veterana entidad ontinyentina que organiza anualmente sus fiestas de moros y cristianos. Aliaga entró con mal pie, al hacerlo con el lastre de un padrinazgo poco solvente, el del portavoz municipal del PP, Filiberto Tortosa. Una circunstancia embarazosa que Aliaga, lejos de amortiguar o ralentizar, se encargó, en su corto mandato, de airear públicamente. Cuando alguien prudente y consciente de lo desacreditado que anda Tortosa, que todo lo que toca lo mancilla, hubiese simulado su afinidad con cautela. Pero como se ha visto actuó intentando,una ardua tarea, la de promocionar un imposible, la imagen del actual portavoz del PP. Eso unido a una gestión ampliamente puesta en tela de juicio, ha determinado su renuncia "por motivos personales", que por guardar el buen nombre de Festers, seguramente pasará a la historia como un corto periodo de oscuridad. Ya que por toda explicación, sobre su dimisión, Aliaga expresó que no iba "a realizar ningún tipo de declaración sobre este tema". Y por si no quería caldo, los dimisionarios de la ex-junta le servían dos tazas bien cargadas de razones mediante la emisión, el jueves, de un comunicado donde denunciaban que Aliaga forzó su dimisión antes del Mig Any. En la nota reiteran la opacidad y la falta de transparencia que practicaba el valido de Tortosa, entre otras lindezas de las que se hacía eco este diario.

Por otro lado, tras la elección de diez proyectos a cargo del Consell de Ciutat el gobierno municipal ontinyentí hacia públicos los mismos. Ahora deberán ser sometidos al escrutinio de los ontinyentins, para que estos elijan las tres propuestas que consideran prioritarias, por segundo año consecutivo, entre las diez inversiones finalistas. Del lunes al viernes de la próxima semana, por Internet o en ciertos espacios públicos, se votará. La suma de las obras a ejecutar para este año será de 375.000 euros.

Una herencia negativa. Definitivamente Filiberto Tortosa lleva camino de convertirse en un «quiquestrosa» público. Las acusaciones que le endosaban estos días los socialistas no son moco de pavo. A saber: lo hacen responsable del desgavell de la basura y de no parar el agravio del Consorcio, presto a «querer incomodar de forma innecesaria a los vecinos, poniéndoles al cobro el recibo de 2014 que el ayuntamiento ontinyentí se ofreció a pagar al COR directamente». Lamentan, además, su huida de la presidencia de la Mancomunitat. de Municipis de la Vall d'Albaida. Y es que esta es la hora en la que, al margen de que abunde en ello el PSPV, el portavoz municipal del PP no ha ofrecido ni el más mínimo argumento convincente de por qué los ciudadanos de Ontinyent, por el mismo servicio, ahora con el tinglao del Consorcio, una iniciativa del PP, han de pagar injustificadamente el doble.

Compartir el artículo

stats