Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cambio de normativa ralentiza ahora la ayuda a la dependiente de Aielo que la espera 45 meses

Con la nueva legislación, Conxa Mateu, enferma de alzhéimer, podría percibir entre 600 y 700 euros, unos 150 más de la subvención aprobada en 2011

El cambio de normativa ralentiza ahora la ayuda a la dependiente de Aielo que la espera 45 meses

La nueva normativa para la Ley de la Dependencia, que entrará en vigor a partir del próximo mes de enero, está retrasando la aplicación de algunas prestaciones a dependientes y, entre ellas, al caso de Conxa Mateu, vecina de Aielo de Malferit y enferma de alzhéimer, que espera desde hace 45 meses que la Generalitat Valenciana le conceda la ayuda solicitada. Mateu, de 84 años y valorada com dependiente de grado 3 —gran dependiente—, espera desde 2011 la ayuda del servicio de atención domiciliaria. La Conselleria d'Igualtat i Polítiques Inclusives que dirige la vicepresidenta del Consell, Mònica Oltra, ha explicado que la entrada en vigor obliga a adecuar todos los casos a la nueva legislación.

Desde el área de Igualtat han precisado a este diario que la conselleria está adecuando todos los casos a la nueva normativa. Una normativa por la que todos los dependientes pasarán a percibir la cuantía máxima según el grado de dependencia en el que se encuentren, explicaron fuentes de la conselleria y que, por tanto, obligará a revisar algunos expedientes. El departamento que dirige Oltra está procediendo a resolver primero los casos de dependientes a los que no se les aplica ninguna deducción en la ayuda que reciben, casos que con la nueva legislación mantendrían la misma prestación. Después se resolverán los casos a los que sí se les contempla una deducción —por la capacidad económica o la pensión de los usuarios, entre otros aspectos— y que tendrán que ser revisados para modificarlos y adaptarlos a la nueva legislación. En este caso se encontraría la vecina de Aielo.

Conxa Mateu, enferma de alzhéimer con grado máximo de dependencia —y para la que sus tres hijas, Concepción, M.ª José y Cristina, ante la imposibilidad de sufragar el coste de una cuidadora, solicitaron el servicio de atención domiciliaria—, con la nueva legislación percibirá una ayuda de entre 600 y 700 euros, según confirmaron ayer fuentes de la conselleria. A la vecina de Aielo, tras ser reconocida y valorada, le aprobaron una subvención de 460 euros al mes, unos 150 euros menos de los que podrá recibir con la aplicación de la nueva normativa, vigente a partir de enero.

Cuatro años esperando la ayuda

Las hijas de Conxa Mateu denunciaron a finales de agosto en Levante-EMV el caso de su madre, que esperaba, cuatro años después de reconocerle el grado de dependencia, la ayuda aprobada. Las hijas explicaron que «mi padre ha fallecido esperando la ayuda. Y si no se resuelve pronto el caso, mi madre también morirá», advertía Concepción, una de las hijas, que también manifestaba que «nosotras no podemos pagar una cuidadora, por eso recurrimos a la ley de dependencia». Añadía que reclamaban para su madre «un derecho que tiene reconocido, no pedimos nada que no nos corresponda». Las tres hijas también aseguraban que no cesarían en reclamar el derecho de su madre a percibir la ayuda. Algo que, tras las gestiones de Igualtat, podría estar más cerca de conseguirse.

Compartir el artículo

stats