Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Tartuga ya desfila por Ontinyent

La figura del s.XVI recuperada por Gegants i Cabets y el consistorio se presenta ante cientos de vecinos

La expectación se adueñaba ayer por la tarde de centenares de mayores y pequeños concentrados en la Plaça Major de Ontinyent ante la presentación de la figura procesional de La Tartuga. La Associació de Gegants i Cabets y el ayuntamiento de la ciudad han trabajado este año en la recuperación de esta figura del siglo XVI —y la de l'Àguila— y la entrada de la figura en la plaza sorprendió a los presentes. La Tartuga, portada por integrantes de Gegants i Cabets, apareció echando humo por la boca y rodeada por las figuras de l'Àguila, Gegants i Cabets.

La presentación de La Tartuga se celebró ayer, coincidiendo con las fiestas patronales en honor a la Puríssima Concepció —ayer tenía lugar la Retreta justo antes de la presentación. Se trata de una figura que desde el Arxiu Municipal han datado en el año 1580 y que sirve para completar el «bestiario popular» del Corpus ontinyentí, junto a la también recuperada Àguila, que fue presentada coincidiendo con los actos del 9 d'Octubre. Además de la presentación de La Tartuga, en el acto de ayer también se presentaron la música y el baile procesional de la figura, de los que es autor Ferran Sanchis. La música fue interpretada por La Colla y al son de la misma bailó La Tartuga, una figura de grandes dimensiones y que, debido a ello, es llevada por dos portadores.

La construcción de La Tartuga ha sido obra de la artista catalana Dolors Sans, con un diseño basado en un dibujo del siglo XVI, que se encuentra en el Museo Nacional de París. Según han explicado fuentes municipales, la Tartuga —también conocida como Tarasca o Cucafera— representa el mal y hace referencia a una figura monstruosa, descrita con un torso similar al de un caparazón de una tortuga, una cola con escamas que acababa en aguijón y la cabeza como la de un león con desagradable expresión. La tradición cuenta que santa Marta encantó a la bestia con sus pregarias, pero los habitantes de la Tarasca la mataron igual.

La Tartuga ha pasado a formar parte de los bailes procesionales de Ontinyent, igual que ya lo hizo l'Àguila, presentada el pasado 9 de octubre, y mañana desfilarán en la procesión a la Puríssima, la patrona de Ontinyent, junto a los bailes de la procesión cívico-religiosa: els Gegants i Cabets, els Arquets, la Veta, els Cavallets, els Pastorets y la Moma. La propiedad de las dos nuevas figuras, La Tartuga y l'Àguila, es municipal, igual que lo son los Gegants i Cabets, mientras que la asociación es la depositaria y mantenedora de la pieza.

Compartir el artículo

stats