Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El impuesto de circulación varía hasta 72 euros según el municipio donde se pague

A los vecinos de Ontinyent y Fontanars les cuesta el doble un coche de gama media que a los de Vallés o Millares, donde los consistorios fijan cuotas mínimas

El impuesto de circulación  varía hasta 72 euros según el municipio donde se pague

El impuesto de circulación varía hasta 72 euros según el municipio donde se pague

Si usted matricula un coche en Ontinyent o en Fontanars el impuesto municipal de circulación de vehículos le costará el doble de lo que pagaría si lo inscribiera en Vallés, una población situada junto a Xàtiva, a apenas 30 kilómetros de distancia de la capital de la Vall d'Albaida. En el territorio que abarca tanto esta comarca como la Costera y la Canal de Navarrés pueden encontrarse diferencias de hasta 72 euros anuales en el recibo del tributo según el municipio de residencia. Los datos del Ministerio de Hacienda correspondientes a 2015 así lo atestiguan: Ontinyent, Fontanars y l'Alcúdia de Crespins son las tres localidades más caras a la hora de gravar la titularidad de los vehículos para circular por las vías públicas, tanto para los automóviles más comunes de gama media (entre 12 y 15,99 caballos fiscales) como para los que se sitúan en la categoría fiscal de entre 8 y 11,9 caballos. La cifra puede alcanzar los 144 euros.

En cambio, los conductores de Millares y Vallés se benefician del impuesto sobre vehículos de tracción mecánica más bajo de las tres comarcas. Los ayuntamientos de estos dos pueblos son los únicos que aplican la tarifa mínima prevista por la ley estatal: 34,08 euros para los turismos de hasta 11,99 caballos fiscales y 71,94 euros para los coches de hasta 15,99 caballos. La normativa marco del Gobierno establece unos márgenes de precios en base a los cuales los consistorios determinan sus ordenanzas. Cada municipio puede incrementar las cuotas con un coeficiente máximo de dos respecto a la tarifa mínima impuesta por el Estado. En Otos se pagan 83 euros por un coche de gama media. Que tanto en esta población como en Millares y Vallés resulta barato tener un vehículo lo demuestra el hecho de que las tres cuentan con un censo de coches y motos que se acerca a sus cifras de población, que en ninguno de los casos supera los 500 habitantes. En Vallés, cada vecino sale prácticamente a tres vehículos en propiedad por cabeza, mientras que en Otos y Millares la proporción roza los dos vehículos.

De media, los vecinos de las tres comarcas pagan a sus ayuntamientos 110 euros si sus vehículos se incluyen en el tramo de 12 a 19,99 caballos y 52,2 euros si se encuentran en el de 8 a 11,9 caballos. Sin embargo, son pocos son los municipios de más de 1.000 habitantes donde el impuesto se sitúa por debajo de ese promedio. En la selecta lista entran por orden ascendente Agullent, Barxeta, Llosa de Ranes, Rotglà i Corberà, Bocairent, Navarrés, Chella, Alfarrasí, Castelló de Rugat, Llocnou y Quatretonda. Junto a Ontinyent, Fontanars y l'Alcúdia, Aielo de Malferit, Enguera, Anna y l'Olleria son las localidades con la fiscalidad más elevada en materia de circulación.

Diferencias de hasta el 100 %

En Xàtiva, los conductores pagan 61,34 euros en el tramo fiscal de hasta 11,9 caballos y 129,49 ? en la categoría de hasta 15,99 caballos, un 80 % por encima del mínimo marcado por la ley que regula el impuesto, el equivalente a un incremento de 60 euros en la cuota. En Ontinyent, en cambio, se supera hasta un 100 % la tarifa base, aunque el consistorio incluye bonificaciones en la ordenanza.

Compartir el artículo

stats