Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Canal regulariza la recogida de basura tras vencer el contrato hace más de un año

La Mancomunidad licita la concesión de 5 municipios con el reto de «mejorar el servicio» y poner fin a los problemas con los horarios y puntos de recogida La gestión se extiende a diseminados y polígonos

La Mancomunidad de la Canal de Navarrés ha iniciado los pasos para adjudicar, mediante un procedimiento negociado con publicidad, el nuevo contrato de la recogida de la basura de los cinco municipios que integran el organismo —Anna, Estubeny, Navarrés, Bicorp y Chella —con la intención de «regularizar» el servicio, más de un año después de haber vencido la concesión. Los pliegos de la convocatoria, que parte de un presupuesto base de licitación de 197.000 euros, estipulan un plazo de ejecución de cinco años, con una prórroga máxima de dos anualidades más.

La presidenta del organismo subraya que el nuevo contrato —valorado en 1,25 millones de euros—«va a suponer un mejor servicio» y va a permitir «regularizar los horarios y días de la recogida de la basura», resolviendo diversos incumplimientos técnicos que resultaban especialmente problemáticos con la actual concesionaria en verano —cuando la generación de residuos es mayor— en algunas poblaciones.

Las bases de la concesión, que se hicieron ayer públicas por cauces oficiales, estipulan todos los puntos y días de recogida «para que no haya problemas» y extienden el servicio a espacios de los diseminados y los polígonos donde hasta ahora no llegaban los camiones, una cuestión que demandan residentes y empresarios en diversas zonas de la comarca. Al mismo, se contempla la posibilidad de un incremento de los contenedores con el objetivo de facilitar a los usuarios el reciclaje.

El anexo de los pliegos prevé un total de 306 contenedores de materia orgánica, 74 de papel-cartón, 72 de plástico, 8 de aceite doméstico y 8 de ropa en los cinco municipios que aglutina la Mancomunidad. Aunque en un principio el servicio se circunscribe a estas poblaciones, Sarrión abre la puerta a que puedan adherirse otros ayuntamientos de la comarca que no pertenecen al organismo —como Bolbaite o Quesa— si fuera jurídicamente viable y pudieran verse beneficiados con las nuevas condiciones.

El anuncio de la licitación da un plazo de 20 días a las empresas aspirantes a hacerse con el contrato para presentar ofertas o solicitudes de participación en el proceso. El órgano de contratación invitará a un mínimo de tres para que pasen a la siguiente fase antes de seleccionar a la adjudicataria. Los pliegos priman a la oferta económicamente más ventajosa y no piden mejoras a los licitadores. La mesa de contratación la integrarán los alcaldes de los cinco municipios y diveros técnicos del ente comarcal.

Estudio previo a la licitación

La Mancomunidad distribuyó a principios de este año una encuesta online a los vecinos para la elaboración de un estudio sobre el grado de satisfacción con el servicio de recogida de residuos sólidos urbanos. El documento también preguntaba por el grado de uso del ecoparque ubicado en Navarrés y si los vecinos estaban conformes con que el servicio de recogida se interrumpiera los sábados excepto durante los meses de verano o que los camiones no pasaran todos los días entre octubre y abril.

El servicio de residuos sólidos urbanos que presta la Mancomunidad incluye, además de la recogida diaria de la basura, el lavado de contenedores, el mantenimiento y la recogida selectiva.

Los residuos recogidos son transportados posteriormente por la empresa concesionaria a la planta de tratamiento de Guadassuar en virtud del reciente acuerdo firmado por el Consorcio de Residuos (COR) para que estas instalaciones acojan las 25.000 toneladas de basura que se generan en la Costera y la Canal.

Compartir el artículo

stats