05 de octubre de 2017
05.10.2017

La Policía Local de Ontinyent adquiere dos pistolas «taser» para mejorar la seguridad

La plantilla de agentes de Ontinyent ha sido formada en el uso de estos dispositivos que paralizan durante 5 segundos

04.10.2017 | 23:42

El Ayuntamiento de Ontinyent ha adquirido dos pistolas eléctricas taser para dotar a la Policía Local de unos medios «más modernos para prestar un mejor servicio en situaciones de riesgo», según informaron ayer. La ciudad se suma así a los más de 200 municipios españoles que han equipado a sus agentes con un arma intermedia entre la pistola y la defensa personal, que permite paralizar al agresor durante 5 segundos con una descarga eléctrica.

La totalidad de la plantilla de la Policía Local ha sido formada en el uso de estos dispositivos, incluyendo una serie de prácticas en situaciones de estrés realizadas en el polideportivo municipal. La concejala de Seguretat, Tudi Guillem, que visitaba estas prácticas junto al Intendente Principal de la Policía, Juan Serrano, destacaba que «tratamos de ir mejorando los equipos con que cuenta la Policía Local para prestar un mejor servicio a la ciudadanía. Esto ha incluido la renovación de vehículos, materiales y ahora hemos adquirido estas armas que permitirá a los agentes ser más efectivos en situaciones de riesgo, ya que permite evitar daños tanto al agente como al agresor», explicaba.


Dispara dos dardos

Las pistolas adquiridas son un incapacitador neuromuscular que, tras accionar el disparador, lanza a una distancia de hasta siete metros, dos dardos que se clavan en el agresor, que sigue manteniendo el control de los pulmones, puede gritar o respirar, sin afectar al corazón. Así, durante 5 segundos el agresor queda paralizado, lo que da tiempo a reducirle e intervenir los elementos peligrosos que lleve consigo.

Desde el equipo de formación policial que coordinaba las prácticas se ha explicado que el arma «no supone ningún peligro vital, ni siquiera para enfermos con patologías cardíacas e incluso con marcapasos, ya que no tiene energía suficiente». Además, la defensa eléctrica tiene un disco duro que registra cada disparo, quedando fijados el día y la hora de su uso, que queda así totalmente controlado, ya que ni el fabricante ni el agente tienen posibilidad de modificar los datos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook