Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adquisición

Una constructora se queda 11.000 m2 de la Papelera San Jorge de Xàtiva

El terreno, que se vendía por 65.600 euros, incluye las naves centrales del complejo fabril, de 1975

Montones de tierra en las naves adquiridas en la Papelera San Jorge de Xàtiva. p. iborra

El terreno ocupa 11.000 metros cuadrados y abarca una superficie construida de 4.846 m2 en las naves centrales del emblemático complejo de la Papelera San Jorge de Xàtiva, que lleva décadas desmantelado y sin uso. Hace unos meses se vendía en diversos portales inmobiliarios por 65.600 euros, pero ya tiene dueño. Una empresa local dedicada a la construcción y al material de obra ha adquirido la parcela y, de momento, está desplegando actividades de acopio y almacenaje.

El solar en cuestión es el más pequeño de los dos en que se divide el vasto conglomerado fabril: en su seno no alberga ninguno de los elementos más antiguos y protegidos de la papelera fundada en 1932 por Gregorio Molina, símbolo histórico del esplendor industrial de Xàtiva en proceso de declararse Bien de Relevancia Local.

La extensión está catalogada como urbana de uso industrial en el Catastro, que data en 1975 la edificación traspasada. Con la crisis del ladrillo, el terreno pasó a formar parte de la división inmobiliaria del Banco Sabadell y, como informó Levante-EMV en noviembre, se ofertaba con un precio rebajado casi a la mitad. El anuncio subrayaba su ubicación «en una zona tranquila» de Xàtiva apartada del resto de industrias, «con una edificabilidad de 5.514 metros cuadrados».

Este diario ha contactado en en la última semana en cuatro ocasiones con Consval, SL para conocer sus planes en la nave, pero en todos los casos ha sido emplazado a llamar en otro momento. En la parcela adquirida en el polígono de la Vila se observan movimientos de vehículos pesados, acopios de material y montículos de tierra. La última actividad en el espacio de la antigua factoría fueron los combates de bolas de pintura («paintball») que albergó de forma efímera hace 9 años.

Dos parcelas diferenciadas

En plena burbuja inmobiliaria, el ayuntamiento recalificó de industrial a residencial 73.000 m2 de suelo en la Papelera San Jorge con la idea de edificar 310 viviendas. Pero el programa urbanístico encalló con el estallido de la crisis y los terrenos terminaron en manos de entidades financieras. El consistorio de Xàtiva ha enterrado el fallido PAI a lo largo de esta legislatura y mantiene como residencial de baja densidad el suelo, pero ha descartado practicar cualquier tipo de adquisición en el complejo.

La parcela urbana más grande de la papelera, de 54.000 m2, fue embargada y adjudicada en 2017 a la Sareb, el banco malo creado para absorber los activos tóxicos. Esta superficie alberga la chimenea industrial de ladrillo más grande de la Comunitat Valenciana, así como un antiguo molino y una fábrica de luz, los elementos de mayor valor en el histórico conglomerado fabril abandonado que llegó a emplear a doscientos trabajadores.

Compartir el artículo

stats