Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuentas públicas

Seis municipios liquidan los presupuestos de 2017 con un saldo negativo

El 83,6 % de los consistorios gastan menos que los ingresos recaudados - Enguera registra el mayor saldo, 2,8 millones; y destacan l'Olleria y Vallada

Los ayuntamientos de la Costera, la Canal de Navarrés y la Vall d'Albaida ingresaron 189.045.776 euros en 2017, según el avance de los datos de la liquidación de las entidades locales de 2017 hechos públicos por el Ministerio de Hacienda, datos actualizados a ayer, 30 de agosto, y en el que no se incluyen los datos de Benicolet, Carrícola, Fontanars dels Alforins y Llanera de Ranes, que aún no han aportado la liquidación de su presupuesto a la administración estatal. La mayoría de los municipios, 51 de los 61 que abarcan las tres comarcas, han cerrado el presupuesto del pasado año con un balance positivo (la diferencia entre ingresos y gastos, sin contar deudas y préstamos pendientes y la amortización de los mismos); mientras 6 localidades han liquidado el año contable con saldo negativo.

Xàtiva y Ontinyent concentran los mayores presupuestos, con unos ingresos de 30,8 millones de euros y unos gastos de 28,3 millones en el caso de la capital de la Vall d'Albaida; y 29,5 millones en ingresos y 28,6 millones en gastos, en el caso de la de la Costera. La primera liquida el presupuesto de 2017 con un balance de 2.554.068; y Xàtiva acumula un remanente de 840.003 euros al cierre de 2017. La capital de la Canal de Navarrés, Enguera, con un presupuesto menor, deja un balance positivo de más de 2,8 millones de euros, tras ingresar 7,8 millones de euros y gastar algo menos de 5 millones. Es la localidad de las tres comarcas con mayor saldo positivo en la liquidación de 2017.

Entre los saldos positivos también destacan los 1,2 millones de euros con los que l'Olleria ha liquidado el presupuesto de 2017. El gobierno de la localidad —las cuentas de 2017 aún fueron gestionadas por Compromís, antes que en las elecciones del pasado mes de mayo le arrebatara la alcaldía el PP—, acabó ingresando 8.470.433 euros y los gastos no llegaron a los 7,3 millones de euros. Otro balance reseñable es de Vallada, con un saldo positivo de 569.341 euros para el ayuntamiento más endeudado de la Comunitat Valenciana y uno de los que arrastra un pasivo mayor a nivel estatal. El ejecutivo que preside Mª José Tortosa —que esta misma semana, tal como avanzó el jueves este diario, acordaba con unos propietarios de Valpark abonarles 8 millones de euros y no los 18,6 que reclamaban, tras el fallido parque logístico y empresarial— está estrechando las cuentas a fin de no engrosar aún más la deuda municipal, y tras sumar unos ingresos de 5,2 millones de euros, liquidó el presupuesto del año pasado gastando unos 4,7 millones y dejando un remanente de más de medio millón.

Benissoda, Benissuera, Canals, el Genovés, el Ràfol de Salem y Rotglà i Corberà acaban el año contable con un saldo negativo, en el que los gastos han superado a los ingresos recibidos, aunque la mayoría de ellos con cantidades menores, por debajo de los 100.000 euros. Rotglà i Corberà, con un saldo negativo de 177.213 euros, es el que acumula mayor déficit; mientras que el Ràfol de Salem cierra con un saldo negativo de 61.117 euros y el Genovés con 57.802. En Canals los números rojos con los que se cierra el presupuesto de 2017 no alcanza los 30.000 euros (27.864); en Benissuera el pasivo es de 21.420 euros, mientras que Benissoda cierra con -46.363 euros.

Los mayores ingresos para los consistorios proceden de los impuestos directos e indirectos. De los primeros, las cuentas de las entidades locales de la Costera, la Canal de Navarrés y la Vall d'Albaida se engrosaron con más de 61 millones de euros (en concreto, 61.750.322). En Ontinyent, la tercera parte de los ingresos recaudados por el consistorio llegó de los impuestos indirectos, que le reportaron al gobierno de Jorge Rodríguez un total de 10.318.101 euros, según el avance de los datos de la liquidación del Ministerio de Hacienda. En el caso de Xàtiva, los ingresos por impuestos directos supusieron en 2017 el 36,6 % del total de ingresos recabados por el gobierno de Roger Cerdà. Los impuestos directos en la capital de la Costera alcanzaron los 10.813.584 euros. En cuanto a los gastos, los de personal absorben buena parte del desembolso total, con 10,3 millones de los 28,6 totales en el caso de Xàtiva; y 11,3 millones de euros de gastos en personal, de los 28,3 millones totales de gastos, en el caso de Ontinyent.

Compartir el artículo

stats