30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enguera recibe a los «Bárba-ros» tras culminar su maratoniano reto solidario

José Francisco Almendros y Julen García han recorrido 420 kilómetros en una semana

Almendros y García López, junto a otros acompañantes ayer en la sierra de Enguera.

Almendros y García López, junto a otros acompañantes ayer en la sierra de Enguera. Levante-emv

Siete días después y con unos 420 kilómetros acumulados en sus piernas, José Francisco Almendros y Julen García López, miembros de la plataforma solidaria Bárba-ros, llegaron ayer a mediodía a Enguera, meta del reto solidario con el que buscaban recaudar fondos que destinar a la investigación de la vacuna contra la Covid-19. Su viaje de diez maratones en siete días, desde la Puerta del Sol de Madrid hasta la capital de la comarca de la Canal de Navarrés, ha logrado su objetivo. En los próximos días, donarán lo recaudado al Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); antes, queda descansar de una aventura que les ha dejado «molidos, pero que ha sido muy satisfactoria», según contaba ayer Almendros horas después de su llegada.

Ha sido una prueba más dura de lo esperado por un contratiempo no menor: Julen García, en el cuarto día de reto, sufrió una lesión ósea en el pie (ayer no sabían si era una fisura o una fractura) que ha arrastrado desde entonces. «Nos ayudó la fisioterapeuta de una clínica de Enguera que ha colaborado en el reto. Hemos tenido que adaptarnos», contaba ayer Almendros.

Los dos se sentían emocionados por las enormes muestras de apoyo „les acompañó su compañero Natxo Tormo y en muchas etapas se unieron otros corredores„ y las ayudas brindadas por todos los conocedores del reto. «Al final se trata de eso mismo: que la gente se dé cuenta que todos pueden aportar un poco. Es la idea de Bárba-ros», concluía Almendros. Hasta la próxima aventura.

Compartir el artículo

stats