Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primer día de diálisis en Xàtiva: "Es inhumano obligarles a esto"

Los vecinos siguen clamando por la recuperación del servicio

Interior de la sala habilitada para prestar el servicio de diálisis en el hospital de Xàtiva | NOMBRE FEQWIEOTÓGRAFO

El lunes completaron a la última sesión en el anterior espacio, y ayer ya acudieron por primera vez a la que será su segunda casa para recibir los tratamientos de hemodiálisis durante los próximos tres años. Los diecinueve ontinyentins pacientes de este servicio viajaron ayer miércoles a la primera sesión de diálisis en los hospitales de Xàtiva y Alcoi, que acogen la prestación de este servicio tras el fin del contrato de la concesionaria que se encargaba de proporcionarlo en la capital de la Vall d’Albaida.

Lo hicieron mientras la localidad sigue moviéndose contra el fin de la prestación del servicio; de momento los ruegos vecinales no han encontrado respuesta y los pacientes siguen necesitando acudir a sus tres sesiones semanales. Así, a partir de las seis de la mañana, las ambulancias habilitadas por la Conselleria de Sanitat para el transporte de ida y vuelta pasaron a por cada uno de los pacientes. Empezaron más tarde de la hora prevista, las ocho y media; tras toda la mañana en los hospitales Lluís Alcanyís de Xàtiva y Verge dels Lliris de Alcoi recibiendo el tratamiento, los pacientes volvían a sus casas a partir de las tres de la tarde. «Al ser el primer día allí, ha habido un poco de jaleo. Han habilitado una sala nueva. Los profesionales son muy buenos», resumía uno de los usuarios que han acudido.

Fina Bernabéu, familiar de una usuaria, se mostraba muy dura: «Es inhumano haberles obligado a hacer esto. Son personas vulnerables, y la administración pública ha de cuidarles: no es política, es una cuestión de humanidad», subrayaba. Bernabéu es precisamente una de las vecinas de Ontinyent que están movilizando diversas acciones para pedir el retorno del servicio a la localidad. Entre ellas, una recogida de firmas que en diez días ha reunido el apoyo de unos 3000 vecinos y vecinas. Los diecinueve pacientes ontinyentins del servicio de diálisis, por su parte, firmaron y presentaron ante el Ayuntamiento de Ontinyent un escrito en el que manifiestan su «indignación» por la situación que les ha generado «la falta de previsión» de la que, a su juicio, ha pecado la Conselleria de Sanitat. Añaden además que es «una auténtica temeridad» el hecho de obligarles a viajar a Xàtiva y Alcoi en pandemia, «puesto que pone en riesgo la vida de personas vulnerables». Los vecinos de Ontinyent también suscriben este punto: «¿Cómo es posible que a estas personas no se les haya puesto la vacuna? Da la impresión de que están olvidados», aseveraba Fina Bernabéu.

Así, en el pleno de la corporación de Ontinyent que se celebrará hoy se votará el apoyo a este manifiesto, que los pacientes de diálisis piden que se traslade a la misma Conselleria de Sanitat. Por su parte, una representación vecinal acudirá a las oficinas del PROP en la capital de la Vall d’Albaida a presentar una petición a la Generalitat Valenciana en este mismo sentido, con el apoyo de todas las firmas recogidas. La ciudadanía sigue insistiendo en la recuperación del servicio de diálisis con la esperanza de que todas estas reivindicaciones no acaben cayendo en saco roto.

Pedirán colgar una pancarta en la fachada del ayuntamiento de Ontinyent

Además de las solicitudes directas a la Conselleria de Sanitat para reclamar la permanencia del servicio de diálisis en Ontinyent, el pleno de hoy del ayuntamiento ontinyentí votará otra propuesta ciudadana de corte más simbólico: la colocación de una pancarta en la fachada del edificio consistorial, con la misma petición por el mantenimiento de la hemodiálisis. Bernabéu esperaba «el apoyo de todos los grupos políticos» para visibilizar, también en este sentido, el clamor unánime que existe en Ontinyent por el bienestar de los pacientes que han de hacer uso de este servicio sanitario.

Con esta nueva solicitud son varios y diversos los frentes de protesta que ha abierto la ciudadanía por el cierre del servicio de diálisis de Ontinyent. La movilización vecinal, aun con las restricciones impuestas por la situación sanitaria, encuentra pocos precedentes en los últimos años.

Compartir el artículo

stats