Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MATISOS DISCORDANTS

Tres años sin procesión de viernes santo en Xàtiva

Ayer se cumplió el tercer año sin procesión general del Santo Entierro en Xàtiva. La lluvia -el primer año- y esta cruel pandemia de la Covid 19, que sigue azotando pueblos y ciudades, los dos siguientes, han impedido durante todo este tiempo que las valiosas imágenes y pasos de las cofradías y hermandades de la Semana Santa Setabense desfilen juntos por las calles de la volta general en el corazón histórico de la ciudad.

Probablemente hay que remontarse a los años previos a la Guerra Civil Española para encontrar el precedente de un periodo de tiempo tan dilatado en el que no saliera por las viejas calles y plazas de Xàtiva la processó llarga de Divendres Sant.

Y este acontecimiento, que quedará registrado en los anales de la crónica histórica local, merece más de una reflexión sobre la situación y el futuro de una de las celebraciones más antiguas de las tierras valencianas y del ciclo festivo setabense del que, en el ámbito de los apoyos, la difusión y su fomento, viene siendo considerada, ya desde hace demasiado tiempo, una hermana menor de la familia. Declarada de interés turístico provincial en el año 2015, tras un lento y arduo proceso que debió impulsarse con mayor decisión por parte del ayuntamiento, el parón de la pandemia deja en el aire el necesario impulso para conseguir que determinados actos destacados de la misma, como la antigua procesión de Les Cortesies o el magno desfile procesional del Santo Entierro del Viernes Santo, pudieran obtener una declaración de interés turístico autonómica, que relanzara la celebración en un momento que se antoja complicado. En el contexto de esta última procesión sigue quedando pendiente también la solución al problema que impide el paso de las imágenes a motor de la Santa Cena, el Cristo de la Buena Muerte y Nuestra Señora de la Esperanza por el pavimento de la calle Corretgeria.

La Semana Santa Setabense se enfrenta, de cara a la posible vuelta de los actos procesionales en 2022, tras este duro impase de tres años, a difíciles retos que posiblemente ya ha superado en sus varios siglos de existencia, pero que necesitan, de manera urgente, una hoja de ruta planificada para su recuperación y vuelta al esplendor perdido.

El análisis de la situación social, económica y del patrimonio artístico de cada una de las cofradías, hermandades y congregaciones sería el punto de partida para tratar, en su justa medida, de poder optar, como otros sectores locales, a una posible línea de incentivos, dado su potencial de mejorar la economía de la ciudad. La masa social de cofrades y cofradesas es importante en el cómputo de las celebraciones festivas locales y mucha de la ciudadanía que la integra, por sí misma, ha sufrido el impacto y la brutal crisis de la pandemia.

Estas asociaciones canónico-culturales se enfrentan, tres años después, a un preocupante problema de relevo generacional que puede poner en peligro, si no lo está ya, la salida de las imágenes a las procesiones, la participación de cofrades con la vesta tradicional o la celebración de algunos actos. Por ello, urge actuar con rapidez y medidas de fomento, difusión y apoyo, un año antes de la previsible recuperación de la actividad. La historia y la importancia de las procesiones de la Semana Santa Setabense alcanzan desde la cruz de guía, penitentes, cofrades y cofradesas de todas las edades, clavarios, portadores, camareras, hasta el último músico. Pero también a indumentaristas, orfebres, restauradoras, imagineros, floristas, cereros, fabricantes de tambores y timbales, e incluso hornos artesanos, -y puede que en el futuro, si se hacen bien las cosas a restaurantes, alojamiento y comercio-. Es una manifestación tradicional de la sociedad de Xàtiva, que transforma, a su manera, las calles y plazas del conjunto histórico en un lugar de encuentro, de emoción, devoción y respeto, y también de actividad y oportunidad. La reflexión es, pues, obligada, si se quiere que la Semana Santa Setabense continúe siendo, y que lo sea cada año mejor.

Compartir el artículo

stats