Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DES DELS ALFORINS

¿Y los agricultores qué piensan?

¿Y los agricultores qué piensan?

¿Y los agricultores qué piensan?

En toda la movida que se ha montado en torno a las plantas fotovoltaicas que quieren instalar en les Terres dels Alforins he escuchado a todos y de todo, menos a los agricultores que son los que realmente deben tener la última palabra en este asunto. Han hablado alcaldes, la Conselleria, bodegueros, pero no he escuchado lo que piensan los agricultores sobre tan controvertido tema. Me refiero, claro está, al que vive de su trabajo. Al agricultor. Al que le pagan una mierda por lo que vende y sigue tirando del carro.

Todo el mundo habla de proteger el territorio, el paisaje que nos rodea, los majestuosos viñedos, los olivares, los campos de almendros… Todo eso está muy bien y lo comparto al cien por cien.

Ningún agricultor se plantearía arrendar sus tierras si cobrara unos precios dignos por sus productos. En Francia, el agricultor vende la uva a 7 euros el kilo. Seguro que no piensa en arrendar sus tierras porque puede vivir holgadamente de su trabajo. En España esto no sucede ni por asomo. Ha habido multitud de manifestaciones de los agricultores, reivindicando unos precios justos y dignos para el campo, y seguimos igual. Muchos de ellos se ven obligados a vender por debajo del precio de coste. Naranjas a siete céntimos; pepinos a 0,16; tomates a 0,14, y así todo. Las grandes cadenas de distribución y los intermediarios son los que ganan dinero a costa del agricultor. El Gobierno habló de prohibir por ley vender por debajo del precio de coste. No se ha hecho absolutamente nada en este sentido, cuando durante esta pandemia gracias a los agricultores, los supermercados y las tiendas de alimentación han estado abastecidas.

¿Me quieren decir ustedes que si a un agricultor le presentan una oferta por arrendar su tierra y le pagan entre 1.500 y 2.000 euros por hectárea, que no se corresponde ni de lejos con los rendimientos que obtiene de sus campos y que hoy por hoy son deficitarios, no pueda hacerlo porque se trata de un paraje protegido? ¿Le va a pagar el alcalde, la conselleria o el ayuntamiento de turno ese dinero o lo vamos a hacer única y exclusivamente por proteger el entorno? ¿Vive acaso el agricultor del paisaje? ¿O de lo que le llega a fin de mes? Si no pueden vivir del campo, habrá que darles alternativas. ¿O no?

Aquí se va a prohibir directamente todo sin ofrecer ninguna alternativa. Algunos ayuntamientos que permitían la construcción de estas infraestructuras ya están dando marcha atrás ante el recelo que ha despertado. Olvidan que existen campos baldíos, yermos, improductivos que podrían albergar placas fotovoltaicas. ¿Y por qué no? Cuando, además, es una energía limpia, verde, que no contamina, económica.

Seguramente muchos de los que se oponen a la construcción de plantas fotovoltaicas, pero que paradójicamente defienden este tipo de energía, no son agricultores ni cultivan tierras ni mucho menos viven de la agricultura, pero seguramente tendrán la última palabra.

Compartir el artículo

stats