Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adiós cruel del Olímpic a la liga tras caer goleado ante el Villarreal por 0-4

Los de Xàtiva no pasan a la última fase al no puntuar en las dos últimas jornadas y el Silla ganar sus dos partidos

La liga para el Club Deportivo Olímpic ha acabado de manera inesperada y cruel. Hace dos semanas el equipo estaba virtualmente clasificado para la tercera y última fase del campeonato liguero, y tan solo necesitaba sumar un punto en los dos siguientes partidos, siempre y cuando el Silla ganara sus dos partidos, uno de ellos contra el propio Olímpic. Y lo que era muy poco probable ha pasado: el Olímpic no ha sumado punto alguno en las dos últimas jornadas y el Silla ha ganado sus dos partidos.

Desde ayer mismo el club ha empezado a preparar la próxima temporada. Apuesta por la continuidad y según el vicepresidente, Pepe Colomer, la dirección deportiva del club le ha asegurado que la temporada que viene sí que luchará por el ascenso.

La liga ha acabado de manera cruel para el equipo porque este domingo la Murta registró la mejor entrada de los últimos años, con presencia destacada de escolares. Volvieron a escucharse cánticos casi olvidados. Hubo homenaje previo al entrenador, Berna Ballester, acto de agradecimiento y reconocimiento por su trayectoria como jugador y entrenador del club. Acto emotivo e inesperado, «me pareció extraño que acabaran un poco antes el calentamiento o que saltaran antes al campo, pregunté el motivo pero me dieron largas», explicó el técnico.

Mal partido

Y con esa previa, el Olímpic, como ha reconocido Ballester, «no hizo un buen partido». El Villarreal C siempre se mostró superior y acabó demasiado pronto con la ilusión de los presentes. Acostumbrado en los últimos partidos a remontar marcadores adversos, «el segundo gol en la última acción del primer tiempo nos mató y el tercero, al poco tiempo de reanudarse el partido, nos remató». Al partido le sobró la lesión de Rueda, que abandonó el terreno de juego entre aplausos, y la expulsión del fisioterapeuta local en el minuto 87, José Párraga, una muestra de la impotencia del equipo. En el banquillo se sabía que el Silla iba ganando en casa del Jove Español.

El técnico, pese a la situación adversa, decidió dar minutos en la segunda parte a los jugadores más jóvenes que han participado este año, como Raúl Sanchis, Lucho o Álex Tormo. El entrenador reconoció que el partido se empezó a perder la semana anterior «cuando en el último minuto, el Silla te marca un gol y te deja sin clasificación y en manos de un buen equipo». Antes de lo previsto el club empieza a preparar la próxima campaña en la Tercera de la RFEF.

Compartir el artículo

stats