Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ontinyent crea un servicio de atención para enfermos mentales

Está cofinanciado por la Generalitat y se prevé atender a 30 personas en los próximos 6 meses

Una mujer pasea por Ontinyent, en una imagen de archivo. | LEVANTE-EMV

Una mujer pasea por Ontinyent, en una imagen de archivo. | LEVANTE-EMV

El ayuntamiento de Ontinyent apuesta por reforzar su atención integral contras las enfermedades mentales con un nuevo servicio que entrará en funcionamiento el próximo mes de julio. El Servei d’Atenció i Seguiment per a la Malaltia Mental (Sasem) se integra dentro del «contrato programa» de la conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. Tres profesionales formarán parte de una iniciativa con la que se prevé atender a un grupo de treinta personas y las intenciones del consistorio se centran en alargar el proyecto hasta el ejercicio 2024.

Desde el ayuntamiento defienden que el nuevo servicio de atención específica servirá para atender problemas derivados de la excepcional situación sanitaria que se vive desde hace más de un año, como la fatiga pandémica. También apuntan que guarda relación directa con dos líneas de trabajo implementadas durante el presente ejercicio en la localidad: el plan de prevención de conductas suicidas y el plan de la lucha contra la soledad.

Así, esta semana la conselleria ha aprobado una subvención de 46.500 euros para los próximos seis meses y fuentes del consistorio confirman que la aportación municipal será similar. El presupuesto ya aprobado servirá para contratar a un equipo de tres personas: dos psicólogos/as y 1 educador/a social.

«Al estar en el contrato programa, la previsión es continuar el servicio cuando pasen los 6 meses, en principio hasta 2024. Es una iniciativa con vocación de ser fija, una nueva unidad de apoyo a personas con problemas de salud mental», apuntó Paula Soler, concejal responsable del área de política para las personas.

El Sasem se canalizará a través de la atención domiciliaria con el objetivo de garantizar la permanencia de las personas con enfermedades mentales en su domicilio o entorno social. Se realizarán acciones de atención psicosocial en horario diurno y planes de seguimiento de los usuarios.

Soler expuso que la fatiga pandémica será tenida muy en cuenta: «Han aumentado los cuadros de depresión y ansiedad entre la población adulta».

Compartir el artículo

stats