Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La historia de Agullent a un "clic" de distancia

La localidad de la Vall d’Albaida estrena una biblioteca digital en la que reúne miles de fotografías y documentos de sus vecinos

Un pastor con su ramado por el término municipal

Un pastor con su ramado por el término municipal

Al contrario de lo que ocurre con las grandes páginas de la Historia, con el bagaje de millones de elementos documentales y el trabajo de miles de estudiosos sosteniendo sus bases, la historia local, el detalle de la etnografía de los pueblos, es mucho más difícil de contar. Su relato está fragmentado entre las anécdotas de la memoria colectiva, la historiografía de cada familia y los documentos municipales que puedan quedar en el archivo del ayuntamiento de turno. Una dinámica que en Agullent encontrará una rareza de excepcional valía. El próximo jueves, la localidad de la Vall d’Albaida abre la web arxiugraficagullent.es, un repositorio unificado que reúne miles de fotografías, documentos o incluso audios de habitantes de Agullent para conformar el mejor testigo de la historia de la localidad.

Este archivo, con un fondo documental aún en crecimiento —siguen catalogándose e introduciéndose elementos— pero que ya cuenta con 2700 registros y medio centenar de colecciones, bebe de un trabajo que se ha prolongado durante los últimos tres años. Originalmente, la iniciativa nació de la ciudadanía de Agullent:la exposición del trabajo de un fotógrafo de la localidad que falleció en 2018 hizo surgir la idea de confeccionar un archivo fotográfico municipal. El consistorio la adoptó y formalizó su puesta en marcha mediante la contratación de un catalogador dedicado al proyecto. Coordinados por la archivera de la Mancomunitat de la Vall d’Albaida, Neri Arques, y con la ayuda desinteresada de particulares que han cedido elementos historiográficos que eran propiedad de su familia, hasta tres archivistas se han dedicado a conformar el repositorio que se publicará este próximo jueves. «Realmente, se trata de un proyecto que nace del pueblo. Los vecinos han hecho fuerza para que salga adelante, sin ningún interés más allá del amor por Agullent, y el ayuntamiento se ha volcado para hacerlo realidad», destacaba la archivera de la Mancomunitat, que añadía que Agullent es «el primer municipio de la comarca, y diría que de los primeros del territorio valenciano, que se lanza con un proyecto historiográfico de esta envergadura».

Arques, como especialista en su ámbito, ha marcado las pautas para conformar el archivo. Así, arxiugraficagullent.es no será un simple álbum desordenado de fotografías que pudiera encontrarse en cualquier red social:cada elemento está catalogado al detalle, de modo que con el motor de búsqueda del repositorio podrán realizarse consultas siguiendo varios parámetros al mismo tiempo. «Uno puede buscar la colección al completo de una familia, todas las fotos existentes relacionadas con la Ermita de Sant Vicent Ferrer, o ir a por a las imágenes en color de las fiestas de 1972». Estas funcionalidades acercan la consulta de la memoria historiográfica de Agullent a cualquier particular, pero, destacaba Arques, también facilita en gran medida cualquier futuro estudio que pueda realizarse sobre el pueblo.

Mil historias personales

El archivo gráfico de Agullent, por otro lado, no se conforma con el papel de repositorio, y busca atestiguar qué hay detrás de cada uno de sus elementos. Según cuenta Rafael Revert, el último de los tres especialistas contratados para trabajar en él, muchas de las fotografías añaden un escrito sobre la intrahistoria de la misma. Figuras relevantes como el obispo Jesús Pla o el cardenal Enrique Reig cuentan con abundante bibliografía. Y también reúne lo que Neri Arques califica como «auténticos tesoros»: audios de personas mayores —algunas de ellas, ya fallecidas— cantando canciones populares de Agullent. Un auténtico museo etnográfico que estará al alcance de todo el mundo. 

Compartir el artículo

stats