Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canals asume la gestión de la «escoleta» La Torreta hasta junio

La alcaldesa se reúne con las maestras, que desde el pasado día 1 forman parte de la plantilla del ayuntamiento

El Ayuntamiento de Canals ha oficializado el rescate de la escuela infantil municipal La Torreta y gestionará el centro, de manera transitoria, hasta el próximo mes de junio, cuando concluya el presente curso académico. El pasado martes tenía lugar la firma del acta que hace efectivo el rescate del servicio de la escoleta por parte del consistorio, una firma a la que asistieron la alcaldesa, Mai Castells; el vicesecretario, Rubén Gomar; la gerente de la empresa adjudicataria a la que se le retira el servicio, Marta Moscardó; la jefa de servicio, Marilú Navarro; el técnico de intervención Juan Baustista Moragues; y el técnico de urbanismo Fernando Cerdà.

Con la firma del acta, desde el pasado 1 de diciembre y hasta que se restablezca la nueva gestión del centro infantil, las trabajadoras de la escoleta formarán parte de la plantilla del ayuntamiento.

Ayer, la primera edil, Mai Castells, y la concejala Isabel Real se desplazaron a la escuela infantil y mantuvieron una reunión con las educadoras para resolver y conocer de primera mano las necesidades más acuciantes para las propias maestras y para el centro educativo.

Mai Castells afirmaba que la firma «era el último paso para hacer efectivo el rescate del servicio y que, con todas las partes implicadas en esta gestión, junto con la gerente, se trasladó toda la información de las educadoras, con el objetivo de incorporarlas como trabajadoras del consistorio». La alcaldesa también resaltaba que «el rescate de un servicio se da en contadas ocasiones y por tanto, no hay suficiente información y por ello, hemos tenido que trabajar minuciosamente», aclaraba.

La escuela infantil municipal La Torreta de Canals arrastraba problemas de la gerencia desde hace más de un año, unos problemas que se intensificaron al inicio del presente curso y que motivaron que la adjudicataria abandonara el servicio adeudando a las siete maestras del centro cuatro meses de salario.

Sentadas y manifestaciones

Una situación «insostenible» para las educadoras —una de ellas causó baja días atrás— que, unida a deficiencias en la prestación del servicio, motivaron que las familias de los alumnos y las propias maestras llevaran a cabo una sentada a las puertas de la escoleta y salieran a la calle, en varias ocasiones, para manifestarse y denunciar la situación, exigiendo soluciones. El ayuntamiento anunció la intervención del centro que por fin se ha hecho efectiva.

Compartir el artículo

stats