Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Éramos terceros en presupuesto pero teníamos mucha ilusión para ganar»

Palacio i Serra ha hecho doblete en las Fallas de Xàtiva y ha brindado por sorpresa el triunfo para Ferroviària en su primer año en la Sección Especial - El taller ha renovado por otros tres años con la comisión

Luis Palacio, responsable del taller que ha propiciado el triunfo de Ferroviària en Xàtiva. | LEVANTE-EMV

Luis Palacio atiende la inesperada llamada de este diario desde el sofá de su casa. Al otro lado del teléfono suena la voz de un artista exhausto, que disfruta de una jornada de merecido descanso después de unos días de locura en los que una borrasca llamada Celia ha puesto a prueba los nervios de quienes trabajan en primera línea para dar vida a los monumentos falleros. Palacio es el responsable de Palacio i Serra, el taller con sede en Daimús que este año ha brindado por sorpresa a la comisión Ferroviària el primer premio de la Sección Especial de las Fallas de Xàtiva con el montaje «Malèfics».

Para el escultor ha sido llegar y besar el santo, puesto que era la primera vez que plantaba en la máxima categoría de la capital de la Costera. Y encima ha conseguido un doblete, puesto que también se ha alzado con el máximo reconocimiento en la sección segunda de la mano de la falla Murta-Maravall, con la que había colaborado otros años. «El premio en Especial es muy importante para nosotros y nos da mucha alegría por la comisión. Teníamos opciones, pero más por ilusión que por presupuesto, porque en esto último éramos los terceros en la sección», señala Palacio.

El galardón supone también un revulsivo después del parón fallero por la pandemia, que obligó al taller que gestiona el artista a reducir su plantel de colaboradores habituales y a reinventarse para sobrevivir. «Hemos hecho muchas restauraciones, hemos rehabilitado viviendas sociales, hemos pintado casas, hemos hecho trabajos para barcos y hasta hemos pintado nichos de cementerio para los ayuntamientos», subraya el escultor. Toda esa polifacética actividad ha permitido a esta empresa de diez trabajadores resistir sin tener que aplicar un ERTE, con la esperanza puesta en que en este 2022 el sector experimente una mejoría en el camino hacia la normalidad postpandémica. La perspectiva, en cualquier caso, es que las comisiones bajen los presupuestos de sus monumentos del año que viene, en buena medida como consecuencia de la inflación y de la crisis de las materias primas. El corcho, elemento esencial para las fallas, prácticamente ha doblado su coste, mientras que el de la madera se ha incrementado un 70 %. «El material llega a suponer un 25 o 30% del presupuesto de la falla. La gente sabe cómo está el asunto y toca reajustarse a lo que tenemos ahora. Habrá monumentos que se puedan igualar, pero otros bajarán y habrá fallas que gastarán un 20 % menos. Es lo que hay», augura.

Tres años más para Espanyoleto

De momento, Palacio i Serra tiene contrato para tres años más con Ferroviària en Xàtiva, agrupación con la que ya había firmado su renovación antes de la «plantà» de hace unos días. «Estamos muy contentos y agradecidos: es una de las comisiones que más nos ha ayudado, nos han pagado con antelación y tenemos cobrado ya la mitad», subraya el artista, en contraposición con otros casos en los que cuesta más ingresar el trabajo.

El taller de Daimús ha plantado este año 16 fallas, desde Alzira a Benicarló pasando por Sagunt, Oliva, Gandia, Aldaia o Torrent. El premio de Especial en Xàtiva ha sido el más alto que ha conseguido, junto a otro máximo galardón en la sección primera de las Fallas de Dénia. «Tenemos dos equipos de montaje, pero este año nos ha costado un esfuerzo bestial plantar, mojándonos y con los nervios de ver que la lluvia no te deja pintar y que no puedes hacerlo todo como querías. Estamos echos polvo», rememora ahora en un momento de relajación después de jornadas extenuantes en las que ha llegado a estar trabajando desde las 6 de la mañana hasta las 3 de madrugada.

Compartir el artículo

stats