Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boscá ya es la primera atleta con discapacidad que completa un ultra trail

Realizó los 74 km en 13’5 horas en su silla de ruedas habitual

Inma y Toni cruzando la línea de meta tras más de 13 horas de carrera en Tarragona. | @PHOTOSET_SPORT

Un hito deportivo y de superación. La deportista de la Pobla del Duc Inma Boscá se ha convertido en la primera con discapacidad —padece una enfermedad rara que la ha privado de movilidad— en completar un ultra trail, una carrera de ultrafondo de montaña, en silla de ruedas. La gran gesta tuvo lugar el 12 de marzo cuando Inma, y su marido, Toni Ibáñez, completaron el Ultra Trail de Tarragona de 74 km, que los dos realizaron en 13 horas y 25 minutos.

Inma muestra el barro en sus manos y la silla de ruedas. | @LOSMEJORESGUERREROS

La carrera no fue fácil para ningún deportista por las inclemencias meteorológicas —lluvia y bajas temperaturas— y fue especialmente dura para Inma y Toni por las repercusiones de esas adversidades en la silla de ruedas que utiliza habitualmente la deportista, y que aunque adaptaron para afrontar la prueba, sufrió algunos percances, que pudieron sortear y finalizar la prueba. Pese a esas dificultades, Inma Boscá acabó exultante y nada más cruzar la meta le dijo a Toni «cuando volvemos a hacer la siguiente».

El Ultra Trail de Tarragona no comenzó bien para los participantes, ya que los dos días previos llovió en la ciudad catalana y ello embarró el trazado. «En las tres primeras horas hubo mucha agua. Después apareció el sol en algunos tramos, pero hacía mucho frío y además estábamos mojados», relata Toni. Además del tiempo, hubo momentos muy complicados para la pareja: se salió la cadena de la silla de ruedas; tuvieron que utilizar el agua que llevaban para beber, para limpiar la cadena y volver a colocarla; hubo que cambiar las ruedas de la silla tras romperse el rodamiento. Por si fuera poco, los dos corredores tuvieron que salvar pasos de agua y barro muy complicados de cruzar con la silla de ruedas, en algunos tramos el agua le llegaba a Inma a la cintura.

Propuesta de abandono

La dureza del recorrido y las condiciones con las que se encontraron provocaron que en algunos tramos las fuerzas flaquearan y que Toni llegara a proponerle a Inma abandonar el ultra trail. «Fue cuando ya llevábamos muchas horas de carrera, habíamos pasado por zonas con mucho barro en las que costaba salir, y le dije que si ella quería nos retirábamos, que ya habíamos cumplido mucho». Pero ahí apareció la tenacidad y firmeza de Inma, que se negó a retirarse. «Me dijo que no, que peor que lo que habíamos pasado en los tramos ya hechos no lo íbamos a pasar, y que siguiéramos adelante», contaba Toni, quien reconocía que «eso nos da vidilla y nos anima a seguir».

Inma y Toni cruzaron la meta 74 kilómetros y 3 horas y 25 minutos después, y la de la Pobla del Duc se convertía en la primera mujer deportista con discapacidad en finalizar una prueba de ultrafondo en silla de ruedas. «Acabamos en una nube, yo de ver a ella disfrutando tanto. Tuvo una sonrisa en la cara toda la carrera», subrayaba emocionado Toni.

En mente otro ultrafondo

En el camino hacia esta proeza han contado con la ayuda de Quique Ballester y Luis Calatayud, que les asistieron en la prueba en cada avituallamiento. La pareja también ha destacado el apoyo de la organización del Ultra Trail de Tarragona, y en particular de su director, Dani Buyo. El reto cumplido ha animado a Inma Boscá a pensar en otro ultrafondo. De momento, toca recuperarse de la experiencia vivida, pero seguro que Inma y Toni repetirán con otro ultra trail, una modalidad que unirán a su pasión por las carreras populares y de montaña. Los retos son el aliciente de estos dos «guerreros».

Compartir el artículo

stats