Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cierra en la Font otro bar con treinta años de historia por falta de relevo

Es el tercer establecimiento que bajará la persiana en pocos meses en la localidad mientras sus dueños buscan traspasar el local

Merche y Pepe, los dueños del bar Nou de la Font de la Figuera, que cerrará en diciembre. | PATRICIO SIMÓ

Después del cierre definitivo del Bar Colón y de La Font’da en los últimos meses, otro establecimiento hostelero asentado en la Font de la Figuera (la Costera, 2.000 habitantes) se prepara para bajar la persiana antes de que acabe el año. El matrimonio que regenta el bar Nou de esta localidad tiene previsto abandonar el negocio familiar en el mes de diciembre después de treinta años al pie del cañón, para disfrutar de su merecida jubilación. Un anuncio que ha desatado numeras muestras de cariño y felicitaciones de parte de clientes y amigos por los años de dedicación y de trabajo.

Merche y Pepe tienen dos hijas, pero ninguna de las dos quiere dedicarse a la hostelería. Eso sí, antes de cerrar el local en el que tantos esfuerzos han invertido durante décadas, la idea que tienen en mente los propietarios es poder traspasarlo para que se siga ofreciendo un servicio de restauración en un municipio que, como contó este diario el pasado verano, ha perdido la mitad de sus bares desde antes de la pandemia.

«Ha llegado el momento de dejar paso a nuevas generaciones. Nos gustaría dejar el legado en manos de gente con la misma ilusión y ganas que hemos depositado nosotros durante todos estos años y que se continuara con este servicio de proximidad, con comidas tradicionales, como nuestros gazpachos, nuestros postres o las tapas que caracterizan al Bar Nou», indican los propietarios en el mensaje con el que han anunciado su despedida.

En el Ayuntamiento de la Font de la Figuera observan con preocupación por el goteo de cierres en el municipio, al que podría sumarse otro establecimiento en breve cuyos dueños han manifestado la intención de no continuar. El consistorio también reconocía hace unas semanas las dificultades que está encontrando para poder arrendar el bar del polideportivo municipal, que salió a licitación por 600 euros al año. El bar-restaurante Nou es un local pequeño de trato familiar, con una cocina sencilla pero suculenta, en la que triunfan especialmente sus platos de cuchara y las tapas. El local, que abre todos los días salvo los jueves, no dispone de un menú diario al uso compuesto de varios primeros, segundos y postres, sino que en él se cocina cada día un plato. Cuando se ofertan los gazpachos, el restaurante se llena por completo, como ocurrió este pasado martes, en el que hubo comensales que tuvieron que esperar un rato hasta encontrar mesa.

Restaurante familiar y de proximidad

Otro de los platos estrella son las gachamigas. Pepe y su hermano han participado en varios programas de la televisión valenciana preparando tan suculento manjar. Durante la temporada, la ensalada se prepara con productos que recoge el dueño de su propia huerta con tomates, pepinos y lechugas del terreno, mientras que la carta de vinos está surtida de caldos de la zona, concretamente de la Cooperativa La Viña y bodegas Arráez.

Al cocinar para pocas personas, el resultado culinario es lo más parecido a la comida que se prepara en familia. El local, además, cuenta en la parte de arriba con un comedor de estilo castellano con varias mesas, muy acogedor para comidas de trabajo y familiares.

Compartir el artículo

stats