Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salem saca a la luz los abrigos rupestres del Benicadell

El ayuntamiento prepara unas jornadas especiales centradas en el Barranc de les Coves, una zona acondicionada gracias a diferentes ayudas públicas que cuenta con pinturas «esquemáticas»

Pozo de nieve de la Barcella, restaurado en el año 2019. Terra de Patrimoni

Son imágenes primigenias. Trazos realizados por nuestros ancestros hace milenios, que han perdurado en el tiempo. Señales que prueban la evolución del ser humano y han de ser puestas en valor. Así, el ayuntamiento de Salem —una pequeña población de algo menos de 500 habitantes ubicada en la Vall d’Albaida— ha dedicado los últimos años a redescubrir sus «abrigos rupestres», que ahora pueden ser visitados. Durante este fin de semana se han organizado diferentes iniciativas para poner en valor los restos del Barranc de les Coves, testigos del arte «cavernario» que aún permanece en puntos situados a la umbría del Benicadell.

Salem saca a la luz los abrigos rupestres del Benicadell

Juli Fenollar es el actual alcalde del municipio. Ayer atendió a Levante-EMV y explicó que se trata de un trabajo de varios años: «Hemos contado con ayudas de la conselleria de Cultura y de Turisme Comunitat Valenciana, que hemos complementado con fondos propios. Ahora que ya está todo finiquitado, es momento de sacarlo a la luz. Los escolares del municipio ya han venido y hemos coordinado una conferencia con expertos, además de organizar turnos de visitas guiadas». Cultura aportó cerca de 38.000 euros para renovar los accesos y construir las pasarelas que en las que tiene lugar la visita. Turisme Comunitat Valenciana otorgó en 2020 otros 11.500 euros.

Salem saca a la luz los abrigos rupestres del Benicadell

Despoblación

«Queremos contar con un aliciente nuevo, que anime a la gente a visitarnos e, incluso, a quedarse. Los pequeños pueblos como Salem perdemos población y poner en relieve los recursos naturales de los que disponemos es una forma de intentar luchar contra este grave problema demográfico. Cualquier esfuerzo es poco».

De hecho, se llegó a estudiar la petición de una ayuda al Ministerio de Cultura para recuperar las pinturas rupestres, pero los recursos se perdieron: «La empresa que tenía que hacer el trabajo de campo no vino. Volveremos a pedir esa subvención en cuanto podamos», expuso el primer edil.

Las pinturas rupestres de Salem forman parte del arte deste tipo del Arco Mediterráneo de la península ibérica, declarado en 1998 patrimonio mundial por la UNESCO. Virginia Barciela (Universitat d’Alacant) es una de las ponentes de la conferencia: «Se trata de yacimientos con arte esquemático de gran valor histórico, ya que representan una parte de la ideología, las creencias y los modos de vida de las primeras sociedades agrícolas que habitaron este territorio».

«El visitante va a poder sentir cómo eran los lugares que frecuentaban los grupos humanos en la Prehistoria. Las cuevas no han cambiado. Las pinturas son de tipo esquemático y representan figuras humanas, animales, figuras astrales y figuras geométricas. Es difícil saber qué querían decir exactamente, pero ver esos trazos, que llevan ahí miles de años conservados, es un privilegio», continuó la experta.

«Los inicios del arte»

Rafa Jordà, coordinador de proyectos de Terra de Patrimoni, también ha participado en la iniciativa. Consultado sobre la importancia de las pinturas en las Salem, declaró que aún queda mucho por estudiar: «Se pueden considerar los inicios del arte, una forma de expresión de nuestros antepasados. Un legado fascinante aún en estudio, especialmente por lo que respecta al arte macroesquemático y esquemático».

Toda la zona ha sido acondicionada para su visita gracias a las ayudas públicas. El usuario puede recorrer la zona a través de pasarelas y conocer la historia leyendo la información situada en los diferentes paneles interpretativos, que permiten localizar las pinturas. Y, según destacó Jordà, la zona esconde muchos secretos: «La red de senderos de Salem y la umbría de Benicadell están repletos de patrimonio. Por ejemplo, por los mismos abrigos de Salem pasa la ‘senda de los Nevateros’. Hablamos de un sendero circular que recorre los pozos de nieve y uno de ellos, el de la Barcella, fue restaurado en 2019».

Los visitantes pueden recorrer la zona por las pasarelas instaladas gracias a ayudas públicas y ver los diferentes símbolos rupestres.

Compartir el artículo

stats