Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EN ONDA

Llegar Tarde

Llegar Tarde

No sé contar chistes y soy de los de contarlos. Estos días me viene a la cabeza ese del perro y la peluquería canina, que le piden permiso al protagonista para poner cada vez más guapo al animal, y cuando llega el momento de pagar contestó eso de que, «¿qué el perro es mío?».

Pues eso le pasa al Olímpic. Después de una temporada que ha acabado como ha acabado, cuando les preguntas a aquellos que han tomado las decisiones que han tomado o les han dejado tomar, aquellos que han representado al club, contestan como el del chiste: ¿qué el club es mío?

Responsabilidad ninguna. No se buscan ni se piden pero mientras hay quien ya está trabajando de cara a la próxima temporada aquí, ahora, se toma como excusa una demanda judicial para justificar que no se ha tomado, al menos que yo sepa, decisión alguna. Y sigue pasando el tiempo, y mucho me temo que salvo cambio de timón, de nuevo vamos a llegar tarde y empezaremos con el paso cambiado respecto a los demás.

Y con el paso del tiempo menos interés en el Olímpic y en su futuro, más desengaños, más desenganchados, menos interés. Llegará la asamblea tarde y sin interés alguno porque, de seguir así, ¿a quién interesará? Espero estar equivocado, de verdad. Hace calor. Apetece más pensar en las vacaciones que en el Olímpic.

Compartir el artículo

stats