Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Piden intervenir en la pila islámica de Xàtiva para evitar su deterioro

El historiador Carles Sala llama a recomponer los relieves que van erosionándose e insta a equiparar el trato de conservación que recibe la pieza con el de los leones de Alhambra por su singularidad

La pila islámica de Xàtiva que se conserva en el museo de Xàtiva, en una imagen de archivo. | PERALES IBORRA

Las XIV Jornades d’Art i Història de Xàtiva dieron comienzo este martes con un llamamiento público a la necesidad de invertir más esfuerzos en poner en valor la pila árabe del siglo XI que custodia el museo municipal de l’Almodí. El profesor e historiador del arte Carles Sala Benimeli reivindicó esta pieza como una joya sin parangón en el arte islámico valenciano por su extraordinaria singularidad y mantuvo que debería tener el mismo trato de conservación que se le da al patio de los leones de la Alhambra de Granada. Reclamó, por ello, una mayor atención para un elemento con la trascendencia suficiente como para erigirse en referente turístico de la ciudad, puesto que —a su juicio— su valor histórico y artístico está muy por encima de otros iconos locales como el cuadro de Felipe V vuelto del revés.

Aunque el estado de conservación del hallazgo es a día de hoy aceptable, el experto advirtió de que sería necesario planificar una intervención para limpiar y recomponer sus altos y bajos relieves, que van erosionándose paulatinamente, con el objetivo de impedir su degradación.

La pila islámica es sin duda la pieza más destacada del museo de Xàtiva y la que inició su colección arqueológica. Después de sobrevivir a las oleadas de fanatismo religioso, se utilizó hasta finales del XVIII como abrevadero de animales. Sala Benimeli destaca que solo quedan tres pilas similares como esta en todo Al-Ándalus, aunque ninguna comparable.

Coincidiendo con el milenario de otra joya andalusí parida en Xàtiva, «El Collar de la Paloma», los cuatro ponentes de la jornada del martes rindieron tributo a la memoria de Medina Xateba, un importantísimo centro cultural de la periferia de Al-Ándalus, en un contexto en el que el poder centralizado del califato cordobés se disgregaba en innumerables reinos de taifas. La Xàtiva musulmana era ya por entonces un relevante centro de comunicaciones, agrícola, textil, y cuna del mejor papel que se producía en toda Europa, además de productor del mármol de Buixcarró, que llevó a la creación de la pila islámica, una síntesis del arte andalusí con formas romanas y bizantinas plasmadas en relieves alegóricos a la vida, con representaciones humanas y animales, muy raras en una cultura que prohibía este tipo de figuras. Carles Sala matiza que en realidad la creación no fue originaria del mundo musulmán, sino consecuencia de la ortodoxia impuesta por almohades y almorávides. Una obra de valor «incalculable», fiel reflejo del esplendor artístico, político y social de la Xàtiva islámica, tanto por su función y sus materiales como por su autoría y sus demandantes.

Material no solo del Buixcarró

Este tipo de pilas solían estar presentes en palacios de las clases dirigentes. Cargadas de agua representan todo tipo de actividades relacionadas con la fiesta. Por su configuración, el historiador mantiene la hipótesis de que la materia prima de la que está hecha la de Xàtiva no sólo procedía de la cantera de Barxeta, sino también de l’Énova, donde —tras el descubrimiento de villa Cornelius— cada vez cobra más fuerza la idea de que toda la zona fue rica en un tipo de mármol que se exportó desde tiempo de los romanos hasta mediados del siglo XVIII.

El experto también cree que los creadores de la pieza no fueron artistas locales, sino talleres de primera línea que llegaron para atender la demanda de las exiliadas élites que se asentaban en Xàtiva huyendo de las persecuciones contra los simpatizantes de la dinastía Omeya, como lo era el autor del Collar de la Paloma.

De hecho, Sala Benimeli barrunta que tal vez Ibn Hazm escribió el Collar de la Paloma —escrita en Xàtiva en el año 1022—inspirándose en los relieves de la pila. La pieza fue incluida por el Museo Arqueológico Nacional en una muestra con los 150 hallazgos más relevantes de toda España con motivo de la celebración de su siglo y medio de vida.

La esperanza de hallar el original del «Collar de la Paloma» sigue viva

Durante su ponencia en las Jornadas de Arte e Historia, el autor responsable de la adaptación del texto original de «El Collar de la Paloma» a las lenguas románicas, Antonio Martínez, abordó el proceso de rescatar hace 28 años una joya literaria escrita en Xàtiva que había pasado casi desapercibida hasta hoy. La conmemoración del milenario de la obra ha instalado sobre ella un foco mediático a nivel nacional que está ayudando a amplificar su conocimiento. El profesor no pierde la esperanza de que algún día se localice el manuscrito original y que el mismo contenga nuevas referencias sobre Xàtiva, puesto que los escritos de Ibn Hazm han llegado a nuestros días mutilados, con algunos capítulos suprimidos y otros añadidos a posteriori. La obra es un tratado que demuestra que el amor es un sentimiento universal está compuesta de 30 poemas divididos en cuatro bloques dedicados a analizar cómo surge el enamoramiento, qué sinsabores y emociones genera o el dolor que conllevan las rupturas y el olvido.

Compartir el artículo

stats