Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El COR proyecta islas de compostaje en Vallada y la Torre d’en Lloris

La construcción de las instalaciones se enmarca en la estrategia del ente para implantar plantas de gestión de biorresiduos cerca de donde se generan

Usuarios depositando residuos en las composteras de una planta del COR. | LEVANTE-EMV

El Consorci de Residus (COR) proyecta la construcción de dos nuevas islas de compostaje, una en Vallada y otra en la Torre d’en Lloris, pedanía de Xàtiva. El proyecto se enmarca en la estrategia del ente supracomarcal para implantar plantas de gestión de biorresiduos en las mismas localidades donde se generan estos, de modo que los municipios puedan autogestionar la propia fracción orgánica, y de este modo tratar los residuos en lugares próximos a donde se generan.

La instalación de compostaje en Vallada se ha licitado por 85.058 euros se proyecta en el polígono industrial de la localidad, donde también se encuentra el ecoparque; mientras que la de la Torre d’en Lloris ha salido a concurso por un importe de 776.180 euros, y también está previsto ubicarla en el polígono del municipio. Las obras de construcción de las dos plantas tendrán un plazo de ejecución de 3 meses cada una y los interesados podrán presentar sus propuestas hasta el próximo 22 de agosto.

Las islas de compostaje previstas en las dos localidades de la Costera se basarán en el sistema de composteras y pila volteada y contarán, cada una, con 5-14 compostadores de 300 litros cada uno, un contenedor de 1.100 litros para almacenar restos de poda triturada, cuatro contenedores de 240 litros para depósitos de residuos impropios que se presenten en la materia orgánica recogida selectivamente (como vidrio, envases, papel y cartón y resto). Las islas de Vallada y Torre d’en Lloris también tendrán una caseta para herramientas y aperos; un depósito para la recogida de agua de lluvia, con equipo de bombeo accionado mediante energía solar para riego de la pila de compostaje con conducciones dispuestas en cubierta, según detalla la memoria del proyecto.

El COR está desarrollando un modelo de islas de compostaje para el compostaje comunitario, cumpliendo con la normativa de la Generalitat Valenciana, en localidades de menor tamaño, que puedan gestionar sus propios biorresiduos sin recurrir a recogidas costosas y largas distancias de recorrido para el tratamiento de estos restos, sino con el compostaje en la propia localidad. Vallada, con poco más de 3.000 habitantes, se clasifica dentro de las poblaciones que pueden autogestionar toda su fracción orgánica que se recoja separadamente en el municipio, igual que la Torre d’en Lloris, pedanía de Xàtiva de 142 habitantes.

Carrícola, pionera

Carrícola fue la primera de las 93 localidades de las cinco comarcas integradas en el COR (la Costera, la Canal de Navarrés, la Vall d’Albaida, la Safor y el Valle de Ayora-Cofrentes) que contó con una planta de compostaje comunitario, en 2017. La iniciativa ya se ha expandido a otras localidades, como Otos o la Font de la Figuera.

El compostaje doméstico alcanza a más de 1.000 familias

Además del compostaje comunitario, con plantas abiertas en las localidades, el Consorci de Residus también impulsa un programa de compostaje doméstico, al que ya se han adherido más de un millar de familias de 50 municipios de las cinco comarcas que abarca el COR. Estas familiar separan y compostan la materia orgánica que generan en su casa. Por este reciclaje, las familias obtienen un descuento de 12 euros anuales en la tasa de residuos.

Compartir el artículo

stats